EIVLYS: Aprendiz a intérprete de sueños

Inicios en el mundo de los sueños y las emociones.

Este blog recoge los inicios de una investigadora de sueños y sincronías... dando algunas posibles interpretaciones de sus propios sueños.

EL SECRETO Y EL PODER DE ATRACCIÓN

Escrito por eivlys 21-08-2009 en General. Comentarios (0)

EL SECRETO Y EL PODER DE ATRACCIÓN

 

Hace más de una año, las librerías estaban repletas con los libros "El Secreto" de R. Byrne, me lo compré y me lo leí con muchas ganas. Al poco tiempo cayó en mis manos otro llamado "El Código" que también me encantó. Todos los metafísicos saben que lo que cuentan en estos libros es cierto, muchos psícólogos y escritores famosos, repiten lo importante que es el pensamiento positivo, ya que es creativo: la energía positiva atrae lo mismo. Antaño escuché: tén cuidado con lo que pides, porque esto recibirás...

 

Llevo años comprobando su poder y sé por experiencia propia que debo evitar a toda costa el miedo y la duda. Atraemos lo que pensamos y si inconscientemente tenemos miedo, atraeremos justamente lo que más tememos, lo que más ronda por nuestra cabeza. El poder creativo del pensamiento, el poder de atracción es precioso pero mal usado es incluso peligroso, hasta que entendamos que todo es ilusión y que podemos volver a cambiar aquello que no nos convenía o nos perjudicaba. Hay una película interesante a este propósito: "La Esfera" con Dustin Hoffmann.

 

¿Pero por qué funciona mejor y más rápido para unos que para otros?

 

Unos tienen más fe, otros dudan más. Se dice que lo peor es la duda, porque no vamos ni para adelante, ni para atrás, nos quedamos estancados, aprisionados en una situación neutra, estática, sin sabor, aburrida, triste, pesimista, negra... Si actuamos, si decidimos y nos equivocamos, al menos sabemos que la dirección elegida era errónea y podemos seguir adelante, pero si dudamos y no actuamos, no llegamos nunca a ninguna parte.

 

¿Pero por qué, si sé que funciona, si lo practico, si me entreno, no consigo todavía todo lo que necesito y deseo? Puede que todavía no esté preparada, puede que necesite otra cosa antes de llegar a realizarse realmente mi sueño, quizás no me convenga realmente lo que creía era bueno para mí... pero hay otro punto importante que frena la aparición, la materialización, la atracción de lo que realmente uno desea: LA CULPA.

 

Y éste es un punto de reflexión que casí todos los libros, o cintas de repetición de pensamientos creativos olvidan comentar. Uno puede repetirse 50 veces al día con firmeza, visualizar 30 veces más que la casa de sus sueños ya está construída y que avanzamos hacia su encuentro... no servirá de nada, si inconscientemente arrastramos un gran sentimiento de culpa que nos dice bajito al oído: NO TE LO MERECES.

 

Esta pequeña voz es muy sútil y casí nadie la oye, pero hace estragos en nuestras vidas. El pensamiento positivo es muy importante ya que es creativo y atrae, pero a la vez que lo practiquemos, debemos indagar, profundizar, reflexionar si pasa mucho tiempo y todavía no se han cuajado nuestros proyectos. No siempre será por nuestro sentimiento de culpa, pero para los dudosos, los que carecen de fe, quizás esta explicación no carezca de sentido.

 

Sylvie

 

 

EXPERIENCIA TELEPÁTICA ROSA-CONEJO 1ª PARTE/INVESTIGACIÓN

Escrito por eivlys 11-08-2009 en General. Comentarios (4)

EXPERIENCIA TELEPÁTICA CON PEPI

17 DE MARZO DE 2001

CONEJO - ROSA

1ª PARTE

 

Publicado en la Revista Eivlys nº9. 

 

En este apartado voy a relatar una experiencia que Pepi y yo hemos provocado al querer poner el mundo invisible a pruebas, al querer investigarlo, al querer sacar información para nuestro crecimiento interno, sabiendo que detrás de nosotros están nuestros queridos guías apoyándonos en la aventura que emprendemos. Al cabo de dos semanas de investigación a lo Sherlock Holmes, y después de muchas risas, pasaré a relataros las primeras deducciones a las que hemos llegado ella y yo. Parte de la información recibida, la guardaremos para nosotras ya que algunas cosas son íntimas, la otra parte intentaré resumirla y contarla de forma precisa, sencilla y corta para que entendáis como funcionó el método que utilizamos así como para que os deis cuenta de cómo llegaron las respuestas. Ha sido maravilloso y os aconsejo que intentéis poner esta investigación a prueba. No tenéis que hacerlo como lo hacemos nosotros, porque sois geniales y seguro que se os ocurrirán cosas tan buenas como a nosotras. Pero si nunca os habéis puesto en contacto con vuestros guías, quizás en un principio nuestro método puede ser un buen punto de arranque.

 

Los viernes por la tarde nos solemos reunir 3 o 4 mujeres para investigar la meditación y el uso de las energías. Hace algo más de dos semanas, aburrida un poco por no recibir mucha información –soy bastante exigente e impaciente- le propuse a Pepi un ejercicio de investigación: yo le mandaría una palabra con la mente y ella durante una semana completa tendría que intentar adivinarla gracias a la meditación, los sueños o lo que fuese.

 

La palabra que le había mandado era CONEJO. Le decía continuamente con el pensamiento: “Mira la dulzura del pelo del conejo, que suave, acarícialo”. Pepi recibió muchos signos de plumas, se le cruzaban montones de gaviotas y palomas, por lo que pensó que obviamente era un animal y más precisamente tenía que ser un pájaro. Había conseguido captar parte del mensaje gracias a los signos y se sintió algo defraudada por no haber conseguido la palabra CONEJO. Sin embargo cuando le hice leer la palabra que había escrito en mi cuaderno, me comentó una anécdota que había tenido durante la semana y que nos enseñó que habíamos estado más cerca de lo que habíamos imaginado. En efecto, mi amiga decidió pedirle al marido que subiese todos los peluches del trastero para lavarlos. Decidió ponerlos todos en la lavadora aunque reparó en un pequeño conejo de piel de verdad. Dudó bastante en sí lavarlo a mano o no y al final tomo la peor de las decisiones: ponerlo en el biombo junto con los demás. Cuando salió, evidentemente, estaba el pobrecito hecho polvo. Se arrepintió amargamente y casi llorando de pena, fue acariciando su destrozado pelaje. También debo añadir que a Pepi, en aquel momento, le estaban trabajando el tema de la dulzura.

 

Aquella misma tarde, decidimos que ahora sería Pepi quien me mandaría una palabra y después empezamos a meditar. Pepi enseguida vio un columpio, se dejó llevar por la música y tuvo la visión de la portada de un disco: “El lado oscuro de la Luna” de Pink Floyd. Yo tuve la suerte de poder conectar muy rápido a pesar de nuestro pitufo “Paula”, la hija de año y media de Gloria que no nos dejaba en paz y conseguí un texto muy esclarecedor sobre un asunto que tenía entre mano aquella tarde. En efecto a lo largo del día había recibido muchas pistas para entender ciertas cosas y se había cumplido con todo lujo de detalles un sueño premonitorio que había tenido hacía 4 años. Estaba tan excitada que no paraba de reír y se lo contaba a todo el quisqui que quisiera escucharme. El día había sido espléndido y lleno de recompensa y por colmo de dicha ahora me encontraba con tiernas amigas dispuestas a investigar conmigo el mundo espiritual. Sin embargo a pesar de ello, empecé a tener dolor de cabeza, me sentía agotada por los acontecimientos, como si incubara una buena gripe. Estaba algo calentita y todo el cuerpo dolorido además de sentir un tremendo cansancio. Le había comentado a Pepi media hora antes de pasar a la meditación que experimentaba un sentimiento de culpa, pero no acertaba a saber el porque.

 

Lo primero que recibí fue un “Hola” de una niña pequeña. Pensé enseguida que se trataba de mi imaginación, efecto producido por una experiencia que me contó en una carta un amigo y colaborador de Eivlys, y que un día seguramente publicaré. Pensé que se trataba de un niño desencarnado que me saludaba. Le pregunté: “¿Quién eres?, a lo que me contestó: “Tu Yo pequeño”. Lo que me hizo entender a continuación fue que soy demasiado seria y tapo a esta pequeña niña feliz que hay en mí por miedo al ridículo. Me dijo que estaba agotada no por las muchas emociones de alegría que había recibido a lo largo del día, sino por haber intentado inconscientemente tapar esta espontaneidad que había surgido de mí, estas risas de niña chica. Me sentía ridícula y culpable delante de mis amigas por haberles enseñado una faceta infantil, pensarían de mí que sólo eran fantasías y no me tomarían en serio. También había recibido repetitivamente la palabra flauta, sin saber porque.

 

Realmente estaba satisfecha de lo que había recibido en meditación y decidí coger a Paula y llevármela al jardín para dejar a mis amigas un rato solas para poder recibir más información a través de la meditación. Después de un rato intentando buscar a los pipis (los pájaros), que no encontramos porque ya era de noche, decidí llevarla al final de la urbanización donde había columpios. ¡Anda! Aquí están los famosos columpios de Pepi, pensé. Al poco rato buscando más cosas para entretener a la niña, decidí cantarle una canción que siempre les cantaba a mis hijos cuando eran más pequeños: “Au clair de la lune”: “A la luz de la luna”, única canción prácticamente que yo sé tocar de memoria a la flauta. Aquí obviamente teníamos material para empezar a trabajar. Relaté a mis compañeras que mis guías me habían contado que lo primero que había que hacer en el camino hacia la conciencia y la evolución espiritual personal, era reconocer con amor y gran dosis de cariño y perdón nuestro lado oscuro, o sea ser consciente de nuestros defectos, nuestras malas costumbres. Tanto en los sueños como en los signos los ratones pueden simbolizar nuestros defectos. Se me vino a la mente el cuento del flautista de Hamlin. Así que pensé que nos estaban alentando a que sacáramos todo lo sombrío que había en nosotras, también representado simbólicamente por la luna. En el cuento del flautista, además estaba reflejado la parte del pequeño niño interior que hay que sacar en cada uno de nosotros. Pepi nunca había escuchado hablar de este cuento, sin embargo al día siguiente me llamó por teléfono para contarme que por la noche había visto una publicidad basado en el cuento, había pensado contármelo nada más levantarse pero solo lo recordó cuando ordenando el cuarto se cayó algo al suelo... la flauta de su niño. Opinó que eran demasiadas coincidencias para pasar el signo por alto. Más tarde, su hijo le preguntó de donde provenía la cajita de música que tenía en la cocina y al contestarle que venía de un muñeco de peluche que había desmontado para lavarlo, tiró el niño de la cuerda y sonó “Au clair de la Lune”. Pepi no se lo podía creer porque en ese mismo momento se dio cuenta de que el muñeco en cuestión era ... otro CONEJO!!! Desde luego, el conejo y la luna algo le tenían que decir, pero ¿Qué? Por la tarde llegó su esposo a casa y le dio la misma curiosidad que al niño con la cajita de música, también tiró de la cuerda, otra vez sonó “Au clair de la Lune”, pero en ese momento se bloqueó la música y ella le recriminó por haber tirado demasiado fuerte y haberse cargado la cajita. Enfadado, él se defendió diciendo que no tenía ninguna culpa y que le parecía muy mal su actitud de “acusadora”. Al rato, le comentó: “¿Será tu trauma de la infancia que ha vuelto, como cuando tu madre siempre te acusaba a ti de todo lo que había roto en la casa, aunque no era cierto? Te acusaba a ti por ser un poco salvaje”. Pepi no podía creer lo que acababa de desvelarle su marido.  Era cierto, le había contado hacía muchísimos años que su madre siempre le acusaba y ahora con la musiquita del conejo, había resurgido el trauma. Desde luego el peluche le había traído muchas pistas. Desde ese mismo día, mi amiga se está trabajando uno de sus lados oscuros: el de la culpa.!!!

 

 

 

http://eivlys.blogspot.es/img/conejo1.jpg 

 

Ahora le tocaba a Pepi mandarme un mensaje, pero no se le ocurría nada. El sábado por la mañana, al despertarse después de una noche muy ajetreada llenas de sueños, se le vino la palabra “ROSA”. Sentía que no la había elegido, que esa palabra se la habían “mandado” y que otra vez nos iba a traer muchas cosas. Durante el día, me deseó que alguien me regalara una rosa, luego pensó de repente, a ver si los niños me enseñasen un dibujo, por ejemplo uno del cuento de la Bella y la Bestia. El martes, se dio una vuelta en el jardín y vio el rosal lleno de rosas, volvió a pensar en mí y me dijo con el pensamiento: “Siente las rosas, siente como se llena mi jardín de rosas, a ver si tu vida también se llena de rosas”.  ... Durante toda la semana Pepi vio rosas por todas partes, rosas bordadas en un vaquero (antes nunca se había fijado que allí estaban), en revistas, conoció a una Rosi. Pero lo que más le había impactado en la visión, era el sentir el cuento de la Bella y la Bestia, otra vez ese famoso “lado oscuro” de las personas que salía a la vista. Se lo comentó a una amiga en común: Hennie y ésta reparó en un detalle que Pepi había pasado por alto. En efecto le dijo que el argumento principal del cuento era lo imprescindible para la Bestia que la Bella se enamorara de él antes de que cayera el último pétalo de una rosa protegida por un cristal.

 

http://eivlys.blogspot.es/img/rosaroja.jpg 

 

Por mi parte, la noche del 10 de marzo Angie me llamó por teléfono para que mirara en mi libro de ángeles de la guardia, el ángel que le correspondía a una amiga suya y cuya fecha de nacimiento era el 7 de Agosto. Pensé: “Anda, si es el mismo que el de Pepi”. A los dos minutos me senté y cogí la revista Omnia de marzo para hojearla, me gustó la biografía del personaje del mes: el poeta indio y premio Nobel de Literatura Rabindranath Tagore, cuyo fecha de defunción era el 7 de agosto. Demasiadas coincidencias. ¿Será la palabra de Pepi: ángel de la guardia o guía? Ella últimamente había visto en meditación a un indio. ¿O acaso ya se quiere presentar y empezar a comunicar con ella? Voy a ponerme a meditar a ver lo que sale. Veo la palabra ROMA, después AROMA. Siento que debo leerla al revés, y descubro que ROMA al revés hace AMOR. Antes de dormir oigo, o siento: RAMON y en este entresueño vislumbro que dentro del nombre de Ramón están todas las letras necesarias para formar la palabra AMOR. ¿Será el nombre del guía de Pepi? Me pongo a meditar en los días sucesivos y recibo la palabra TIEMPO repetitivamente, que necesitamos tiempo para dedicarnos al estudio. Veo ojos de gato, más bien de una gata. El miércoles por la tarde me ocurre una cosa graciosa, me encuentro en el lapso de 3 minutos a 3 pares de gemelos. Pepi y yo estamos casi seguras de que somos almas gemelas por las tremendas coincidencias y paralelismo que hay en nuestras vidas y pienso que bien podría ser “Alma Gemela” la palabra que me mandó. Teniendo un poco de tiempo, aquella misma tarde (14/3/2001) me pongo a meditar para recibir una pista pero lo que recibo es una texto telepático que opino servirá para el apartado de telepatía y que podréis leer en la página nº 6 por si todavía no lo habéis hecho.

 

(...)

 

El jueves 15 de marzo por la noche, decidí no correr y hacerle caso a mi ser interno, a Eivlys. Duché pronto a los niños, no tenía que preparar muchas cosas para la cena y me instalé en el sofa, además de poner música y coger el libro que me regaló mi marido hace poco: “Hacia el Alma ESENCIAL”  (redescubir el Yo auténtico) de Sarah Ban Breathnach, Ed. Milenium. Me tocaba la página 63: TENERLO TODO. Os voy a dejar un pasaje: “No hay ninguna paradoja. ¿Recuerdas el concepto de que si queremos vivir vidas plenas debemos aprender a distinguir entre lo que queremos y lo que necesitamos? Todavía debemos hacerlo. Un ejemplo de lo que necesitamos es la comida; si no aplacamos esta necesidad morimos de hambre. Lo que queremos es algo distinto: tenerlo contribuye al disfrute de nuestras vidas, pero podemos vivir sin ello o conformarnos con esperar conseguirlo. Cuando hablamos de algo más, no se trata de querer un coche más bonito, una casa más grande o un traje de marca. Algo más es lo que necesitamos para alimentar nuestro hambre espiritual. No quieres algo más, lo necesitas. Sientes en lo más hondo de tu ser que falta algo crucial….

 

Lo que venía a continuación en la página p. 66 era DIVINA INSATISFACCIÓN. Si no hubiera nadie insatisfecho con lo que tiene, el mundo jamás llegaría a algo mejor. (…) Lo que deberíamos sentir es un inmenso sentimiento de descanso. La divina insatisfacción tiene que ver con ponernos de nuevo en movimiento. Así es como el mundo espiritual capta de forma inevitable nuestra atención. El Cielo sabe que lo intenta por medio de todos los indicadores divertidos: la imaginación, la intuición, las coincidencias, la sincronización, los sueños diurnos, los ensueños y los presentimientos agradables…

 

Ya veréis habéis leído la telepatía del 14/3/2001, la gran coincidencia que hubo entre lo que recibí telepáticamente y lo que leí en este libro.

 

La verdad es que dudo muchísimas veces de lo que recibo en meditación, por ello agradezco un montón cuando me mandan tiernamente este tipo de mensaje para decirme que voy por el buen camino.

 

No pudimos vernos Pepi y yo ayer, así que optamos por charlar por teléfono y al fin supe la palabra que me había mandado. No acerté, pero estuve cerca: R O S A (ROMA, AROMA, AMOR Y RAMÓN) Cuando salí para visitar a la madre de Angie que está enferma, estuve detrás de un coche tipo Suzuki, que tenía una rueda atrás en la puerta del maletero con un dibujo: él de una media luna con una bruja montada encima de una escoba. No pude más que reír, por los mensajes tan graciosos que me mandan. Desde luego el mundo espiritual tiene mucho humor.

 

Ya en casa de Angie, ésta me hizo un regalo por mi cumpleaños. Me entregó un precioso libro: unas ilustraciones de Gustave Doré sobre las Fábulas de La Fontaine. Dijo que sintió la necesidad de comprármelo en vez de otra cosa que tenía previsto. Yo supe en seguida que me iba a traer algo importante: fui a ver si había una fábula sobre ratones, y hubo una en especial que me llamó la atención: La junta de los ratones. En mi mensaje telepático había recibido El ratón y la souris (que también es ratón en francés), así que pensé que este era el más indicado. Y en efecto, hablaba de lo mucho que se juntan las personas / los ratones para quejarse y buscar una solución para protegerse del temible gato, pero que a la hora de la verdad, nadie jamás se atreve a solucionar el problema. Sé que este es ahora mismo mi lado oscuro que “ellos” me están trabajando. Tengo que hacer un trabajo que no me gusta nada con ciertas personas y les dije al mundo invisible, que no quería, porque tenía miedo de lo que iban a pensar de mi la gente. Me estoy acobardando. ¿Pero cómo vamos a cambiar el mundo si nos acobardamos? Cogí la indirecta. Sé que debo aprender a amar incondicionalmente a las personas y por ahora tengo que amar a una persona en particular: a la bestia. No es la primera vez que recibo el simbolismo de la “Bella y la Bestia”, en otra ocasión recibí a través de mis hijos la cinta de la película además de la del “Jorobado de Notre Dame”, cuento cuya moraleja nos lleva también a intentar amar a la parte interna de los seres y no a la parte externa. Para daros más información, soñé con esta persona hace unos 4 años, recuerdo que empezaba a correr y saltaba dentro de un espejo, allí me encontraba como encarcelada dentro de su castillo. Empezaba a asustarme y quería volver a buscar el espejo para regresar al sitio de donde había venido. Esta vez, aquel espejo había desaparecido, pero sentía que de pronto, aunque estaba inmersa en una gran oscuridad, había una puerta detrás de la cual yacía una inmensa luz. Sentía que la puerta era yo misma y gritaba: “Quiero que me abras, ábreme, ábreme... por favor”. Hoy he entendido que esta puerta es la puerta del AMOR INCONDICIONAL que todos tenemos dentro nosotros mismos. El amor incondicional es el respeto y el apoyo hacia otras personas, y yo no estoy siempre dispuesta a amar a las personas que me tratan mal o tratan mal a otras personas. Sé que aquella persona, por un contrato que habremos firmado antes de nacer, me permite saber cosas sobre ella a través de los sueños, los signos y las meditaciones. Gracias a esta mediumnidad, leo en su alma como si fuera un espejo, espejo que le entrega la Bestia a Bella cuando decide dejarla ir a ver a su padre enfermo y gracias al cual ella ve el dolor de la Bestia y decide regresar para apoyarle y al fin amarle. Os cuento esto porque cuando todo aquello ocurría de forma consciente en mi vida, publiqué el relato del TIGRE BLANCO, en el cual el Sr. Luxemburgo se miraba al espejo. En aquel momento también, yo recibía un pedido de un cliente de Luxemburgo, el único que había tenido hasta la fecha.

 

 

Y para terminar y corroborar lo que recibí en la telepatía del 14 de marzo, os diré que en el prólogo del libro que recibí para mi 38º cumpleaños, hablaban de la vida de la Fontaine y decían que era un hombre perezoso, que no escribía más de una fábula a la semana. Pero yo pienso: ¿era un hombre perezoso o la gente se creía equivocadamente que era perezoso y más bien era un hombre que tomaba el tiempo de disfrutar del momento, y se paraba para poder observar tranquilamente la multitud y aprender de la vida?

SOLICITAR UN SUEÑO A NUESTRO PRODUCTOR DE SUEÑOS

Escrito por eivlys 06-08-2009 en General. Comentarios (0)

SOLICITAR UN SUEÑO A NUESTRO PRODUCTOR DE SUEÑOS

 

Cada vez que estoy en un callejón sin salida o tengo un problema, solicito la ayuda de mi productor de sueños. A este propósito os aconsejo leer el libro "El Mensaje de los Sueños" de Gayle M.V. Delaney.

 

El otro día me encontraba en un bajón, perdiendo el tiempo con autocompasión, así que solicité la ayuda de mi ser interno, del cosmos, del Universo, de mis guías, o ángeles, de Dios o de mi productor de sueños. No importa como queramos llamar la fuente de sabiduría que yace allí fuera de nosotros o dentro de nosotros. No recibí uno sino varios sueños en el lapso de dos días, tanto por las noches como durante una breve siesta. Los analicé uno a uno, uno detrás de uno, en el orden de recepción, sacando mucho provecho de todos ellos, aclareciendo enormemente la causa de una parte de mi malestar presente. Luego se me ocurrió pedir un sueño, no reportándome o explicándome lo que hacía mal, sino una visión de lo que debería hacer para estar mejor. Y allí va el sueño que recibí.

 

VUELVO A VER A MI PADRE VIVO

1/8/2009

Luz.

No entendía como mi padre que había muerto hacía 18 años, estaba otra vez entre nosotros pero con salud. No había cambiado desde antes de su enfermedad (murió muy mal de un cáncer de garganta y pulmón), lo veía igual, no veía rastro de su enfermedad y me parecía aquello imposible. ¡Debía estar soñando! Lo veía alegre, con una sonrisa especial suya que tenía en la cara. Diría una sonrisa gentilmente burlona, como si se hubiese salido con la suya, una sonrisa triunfadora pero algo egocéntrica, como diciendo: "¿Creías que no lo iba a conseguir, verdad? Pues aquí me tenéis, lo he hecho yo solito, lo he conseguido. Esta sonrisa tenía un toque de ego, pero sin realmente reproche por las críticas que sabía todo el mundo le había propinado por su actitud de fumador y bebedor. Se sentía seguro y en paz consigo mismo.

 

Yo miraba a mi padre pensando que había tenido que trabajarse muchísimo para recuperar la salud, haberse curado de un cáncer tan devastador. Salté de alegría en plena calle porque otra vez tenía a mi padre. No había sentimiento de culpa o remordimiento por no haberlo atendido, por no haberme dado cuenta o recordado que estaba vivo. Sólo había alegría por tenerlo conmigo y disfrutar de él. Había en mí un profundo respeto por el gran trabajo de sanación que había tenido que realizar sobre si mismo. No me sentía responsable de su enfermedad o de su curación, esto era suyo. Sólo me alegraba porque así yo podía disfrutar de la presencia de mi padre.

 

ALEGRÍA - LIGEREZA - LIBERTAD DE DISFRUTAR de la compañia de los demás sin sentirme responsable de ellos. Sabía que no iba a ver a mi padre todos los días como obligación. De no ser así, hubiese sido un engorro. No había sentimiento de culpa por no obligarme a verlo todos los días, como lo haría una buena hija obediente. Iría a ver a mi padre como yo iría a ver a un amigo, cuando encartase: sin forzarme por los sentimientos de obligación filial y esto hacía que disfrutase de él, y del momento, del aquí y el ahora.

 

Me he pasado la vida esforzándome en hacer lo que los demás esperasen de mí, sobre todo mi familia. Esta obligación impuesta por mi misma y por mi educación terminó por minarme el carácter, por agotarme, por dejar de sentir de verdad. El soñar con mi padre con vida otra vez, ha sido recurrente desde hace años, pero siempre él seguía estando mal y yo me sentía muy culpable porque no me había dado cuenta de que estaba allí, porque no le había atendido. Con el tiempo me di cuenta de que no se trataba de mi padre sino de personas en general masculinas a las que yo creía no haber atendido, de las que yo me hacía responsable. En este sueño, me sentía completamente en paz y con mucha alegría, porque no me sentía deudora de nada respecto a él, su enfermedad no era responsabilidad mía, sino suya y no me veía forzada ni por mí, ni por él tener que estar por obligación con él. Sólo vivía el momento, las circunstancias, el dejarse llevar por el aquí y ahora. En aquel entonces era vivir el momento y el gozo de volver a disfrutar de su presencia y dejaba de poner la mente en ir más allá, en qué podría pasar mañana, si lo voy a ver o no. Era como una niña pequeña que siente que es eterna, que no piensa en la muerte o en que las cosas pueden cambiar de un día para otro, una niña pequeña que solo vive el aqui y el ahora, el momento presente. Llevo tantos años sin esta sensación, que no recuerdo cuando la perdí.

 

Sylvie