EIVLYS: Aprendiz a intérprete de sueños

Inicios en el mundo de los sueños y las emociones.

Este blog recoge los inicios de una investigadora de sueños y sincronías... dando algunas posibles interpretaciones de sus propios sueños.

POMPAS Y CIRCUNSTANCIAS

Escrito por eivlys 20-03-2010 en General. Comentarios (0)

POMPAS Y CIRCUNSTANCIAS.

 

(Forma parte del seguimiento de la investigación ROSA/ROMA/CONEJO.)

 

Ayer recibí a través del correo electrónico una invitación para ir a una charla gratis de María Rosa sobre “Nuestra Desconexión con lo Divino”.  No sabía si ir o no pero al estar al lado de casa y al día siguiente no tener que trabajar, me dejé llevar por los “CIRCUNSTANCIAS”. Llegada la hora, me fui y no me arrepentí. María Rosa tiene mucha energía y es oradora nata. Al final de la charla nos puso una música que dice, si recuerdo bien, es la música del Morya, del rayo azul. Dice que entre los tiempos, en el espacio vacío, que uno puede detectar en la música, es cuando podemos recibir la energía del Morya. (No me hagáis mucho caso porque no recuerdo muy bien sus explicaciones). Nos comentó que cuando necesitábamos energía podíamos ponerla, escucharla.

 

Conocía aquella música y me gustaba. Esta mañana al recodarla, sentí que tenía que ver con “FANTASÍA” de Disney. Visualicé a Mickey, aprendiz a Mago con la escoba/fregona y el agua del cubo desbordando e inundándolo todo. Recuerdo haber tenido al menos dos sueños con el simbolismo del cubo y la fregona: Yo y dos personas en una casa de planta baja, teníamos que limpiar el suelo con cada uno un cubo y una fregona. Interpreté que los tres debíamos aprender a ser MAGOS de nosotros mismos. Somos “aprendiz a mago” y debemos limpiar humildemente lo que ensuciamos, usando el agua: las emociones.

 

Así que decidí usar la maravillosa herramienta que es “Internet” y busqué en Google “Fantasía y pompas y circunstancias”. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando vi que los estudios Disney habían puesto la música del compositor Edward Elgar al “ARCA DE NOÉ” no del “Fantasía” que yo conocía sino de FANTASÍA 2000, que jamás había visto!  Sabréis que trabajo el Arca de Noé conjuntamente con el Arca de la Allianza y justamente las dos personas que estaban en mi sueño del cubo y la fregona tienen que ver con mi investigación del Arca de Noé, investigación que expondré en un futuro. Toda esta trama tiene que ver con los conflictos de la pareja, el desequilibrio entre lo masculino y lo femenino. Cuando yo empecé a recibir cosas: sueños y simbología sobre el 2012 – no a través de fuentes ajenas a mí – entendí que debía construir un arca de Noé simbólica para “rescatar” o “ayudar” a la humanidad. Recordé mi culpa en la destrucción de la tierra en la Atlántida y sentí que esta vez podría construir o reparar algo en vez de destruir. Supe que primero debía empezar a analizarme, a entenderme, a curarme, a volver hacia el equilibrio interior, a recuperar el equilibrio interno entre mi lado masculino y mi lado femenino: en definitiva a purificarme. Recuerdo un día cuando les pregunté a mis guías si yo era “Justa”, me contestaron: “no, eres sincera”. Me gustó, porque aquella respuesta me decía sin equívoco que erré muchas veces en mis juicios, pero que mis intenciones eran honestas, mi voluntad era la de intentar ser justa. Cuando después escuché lo del 2012, mucha gente estaba canalizando cosas al mismo tiempo y se estaba alarmando por la destrucción del planeta. Yo no sabía que pensar, pero opté por amar a la tierra y hacer lo que podía para ayudarla, para ayudarla a subir de “Octava”. Era más o menos al mismo tiempo cuando gracias a las terapias del Tambor de Rosa, sentí el sufrimiento del maltrato que le infligíamos a la tierra, mi propio sufrimiento, y luego su expansión y la mía (ver investigación Rosa/Roma/conejo 2ª parte). Yo no tengo ninguna gana de irme en una nave espacial (si soy una elegida y salvada por mi nivel de conciencia) el tiempo que se recupere la tierra y luego volver a ella para repoblarla desde una dimensión de pensamiento y sentimiento superior a la actual. No tengo idea de lo que va a pasar, pero lo que sí sé, es que yo apuesto por el amor y por el respeto hacia ella y hacia nuestra humanidad. No tengo miedo en absoluto, porque me siento una persona conciente y coherente con lo que creo es correcto, pienso que aporto mucho para cambiar el nivel de conciencia de nuestro planeta, construyendo mi propia barca, mi propia Arca de Noé, aunque sea simbólica a través de este blog: un pequeño espacio para traer un poco de luz sobre nuestras emociones. Deseo aprender e investigar de mi propio mundo emocional, de mi inconsciente, del Mar u Océano onírico, para luego compartirlo con vosotros. Si aprendemos a nivelar nuestro mundo emocional personal, nuestro cuerpo físico sanará y nuestro mundo físico, nuestro planeta se equilibrará, se recuperará y volveremos a este periodo de Paz Planetario prometido en las escrituras y premoniciones de muchos pueblos que vivieron antes que nosotros. Lo gracioso es que no tengo miedo de un supuesto final de los tiempos, final del mundo, de un supuesto 2012… pero sí tengo miedo de no poder encontrar el dinero suficiente para pagar los estudios de mis hijos, entre otras cosas… tengo miedo, tengo miedo… y ésta es la cuestión, ahora es tiempo de fe. Debo dejarme llevar y estar a disposición del Universo para hacer mi trabajo, luego él proveerá.

 

Para terminar antes de poneros el enlace de “El Arca de Noé” de Disney junto con la música “Pompas y Circunstancias”, os diré que aparecen el pato donald y la pata Daisy. En una época trabajé el Pato y la Pata con cierta persona, le comentaba que éramos como el patito feo antes de saberse “CISNES” del cuento de Hans Christian Andersen y que habíamos METIDO LA PATA en varias ocasiones, requisito imprescindible antes de cambiar y ser mejor persona.

 

 http://www.youtube.com/watch?v=Z8IkxMuukNo

 

 http://www.metafisicamexico.com/Maestros/M%20El%20Morya.htm

 

Un fuerte abrazo a todos los patos y patas que pueblan nuestro planeta.

 

Sylvie

AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR

Escrito por eivlys 14-03-2010 en General. Comentarios (1)

AL CÉSAR, LO QUE ES DEL CÉSAR

 

 

Hace algo más de dos semanas, llamé a Agustín, un amigo astrólogo, porque hace más o menos 3 años, me preparó e interpretó mi carta astral, mi carta natal. Recordaba que lo que me dijo, correspondía a la perfección con mi trayectoria personal, y con mis investigaciones oníricas. Hablaba de mi conflicto con el padre, con mi lado masculino… y quise que me volviese a hablar de ello para poder escribir un artículo. No obstante pasó algo que no me esperaba en absoluto, algo que me tambaleó, me dio cierta información que probablemente había pasado por alto la última vez porque simplemente no estaba lista para entender, no estaba madura para ver ciertas verdades sobre mi misma. Tan solo fue una frase, ni siquiera fue una crítica, ni una observación, sino una lectura, una lectura sobre la clase de pareja que me convenía según la conjunción de los astros en el momento de mi nacimiento. Me dijo que yo era de esta clase de mujeres que tenía una vida propia, independiente, rica interiormente y sólo me podía juntar con otro igual, con un hombre que tenía su propia parcela interior, su propio trabajo apasionante y que luego juntos tendríamos algo en común. Estuve totalmente de acuerdo con él y en seguida se me hizo la luz, entendí algo que debía haber entendido hace años, pero estaba tan ciega a causa de mis propios conflictos internos y dolorosos relacionados con mi lado masculino, que tardé años en entender pero sobre todo en asimilar, en sentir, en digerir. Una cosa es entender un conflicto, otra es asimilarlo, procesarlo con todas las células de nuestro cuerpo emocional.

 

Entendí que había tenido la gran suerte de haber gozado de una pareja así, pero que no me había dado cuenta y la había cagado. Es decir, mi ex - marido estaba muy equilibrado en este aspecto, tenía su propia parcela interior y no estaba en absoluto apegado a mí y esto fue lo que más me fastidiaba. En vez de desarrollar mi lado masculino, mi fortaleza, mi creatividad, mi arrojo por la vida, mi aplomo, la superación de mis miedos… siempre había exigido una atención exagerado de su parte por mi persona. Es algo del que yo era muy conciente a nivel mental pero no a nivel físico, a nivel emocional, a nivel corporal, no había ahondado en mi yo más profundo, siempre se había quedado en la superficie, en el raciocino, en la reflexión pero inconcientemente a nivel de mi sentir seguía procesando los mismos errores.

 

Desde hace tiempo estoy bastante confundida en cuanto al ideal de pareja, antes estaba equivocada pero estaba tan segura de estar en lo cierto, que no cabía en mí la confusión y luchaba contra viento y marea para conseguir aquello que creía era cierto. Pero al no conseguir aquello que ansiaba y al no encontrar paz interior, seguí buscando y me encontré desarrollando este lado masculino que tanto me hacía falta. En el punto en el que me encuentro ahora mismo tengo un pie en cada bando, uno en mi vida anterior, arrastrando pautas antiguas y negativas que debo dejar y otro en mi nueva vida que debe arrancar. Es difícil dejar el pasado sin saber realmente como será el futuro. Lo que sí sé, es que no puedo dejar mi libertad, no he conseguido aún estar perfectamente en mí, pero sé que lo que hacía antes me alejaba de mi yo más auténtico.

 

Después de la iluminación “sentida” sobre mis errores pasados, pasé a pedir disculpas por mi parte de responsabilidad en cuanto a mi fracaso matrimonial. Durante mi relación con mi ex – marido, me había pasado la vida y sobre todo los últimos años pensando que yo era una mala esposa que no amaba a su marido incondicionalmente. Toda la responsabilidad de lo que no funcionaba bien entre nosotros, me la cargaba en mi espalda, no obstante poco a poco me fui dando cuenta de que no era del todo cierto. Primero, inconscientemente, creció en mi interior mucha ira, por no haber creído en mí lo suficiente y porque en realidad no había desarrollado mi lado masculino, luego esta ira se fue trasladando en mi ex – marido. Cuando me llegó a la conciencia mi valía, cuando fui consciente de que no era tan mala, del todo tan responsable la ira se manifestó mucho más en el exterior y pasó a desmesurarse en el sentido contrario. Aunque a nivel mental, uno es consciente de que en un matrimonio, la culpa siempre es de los dos, a nivel del corazón, la ira y el dolor son tan fuertes que optamos por dejar que nuestro inconciente nos vuelva a nublar nuestra mente. Subconscientemente preferimos no asimilar los errores propios, el propio sufrimiento infligido, bloqueando las emociones y el dolor. Es más fácil “sentir” que el otro tiene más parte de culpa que uno mismo. Recuerdo que cuando me separé hace 6 años, sentí tanta ira, tanta rabia que me vi parirla.

 

Después de pedir disculpas por la parte de responsabilidad que me correspondía, pasé a tambalearme. Me habían prevenido mis guías que entraba en una zona de peligro. Y no fui conciente en seguida de lo que estaba ocurriendo. Mis antiguos demonios volvían a la superficie, no había sido del todo perfecta en mi matrimonio, había sido una mala esposa, había hecho daño… no me perdonaba… me sentía fracasada, culpable, carente de amor, había juzgado desmesuradamente… en la madrugada del 2 de marzo, me desperté y la angustia me impedía dormir. No estaba tan mal como hacía 6 años, pero mi conciencia me había devuelto en el espejo una imagen que no me favorecía, una imagen que prefería no ver. Intentando serenarme, recibí una visión. Me vi enfrente de la maternidad, donde mi madre estaba a punto de alumbrarme. El hospital, que ya no existe, se llamaba “César de Pape”. En seguida pensé en la expresión: “Al César, lo que es del César”, luego relacioné mis numerosos sueños y símbolos con el Papa o el Cardenal Blanco. Entré en la visión, entré en el hospital y en la sala de parto, vi a mi madre pariéndome con dolor (un trabajo intenso y exhaustivo de 48 horas), recordé que nací de nalgas de pronto sin avisar, desgarrando a mi madre de paso, y finalmente cayendo en la bata de la ginecóloga que atendía el parto y a la que debo la vida por sus rápidos reflejos. Faltó poco para entrar y salir casi enseguida de esta dimensión terrenal. A continuación, me vi en la mesa de parto pariendo a este niño onírico (mi lado masculino, mi fortaleza, mi valentía, mi creatividad, mi capacidad de acción, de guerrear, de conseguir aquello que deseo…) este niño que llevo en mis entrañas desde hace años, quizás 6, 7 u 8. Los del taller de sueños saben que me refiero a mi embarazo “chicle”, porque alargué sin querer su gestación y su parto. Vi que mi hijo venía de nalgas igual que yo, que estaba tan a gusto en las entrañas de su madre, en un nido tan protector, que no quería salir a la luz del día y enfrentarse a la nueva existencia y sus dificultades, verlas de cara, prefería darle la espalda a los retos de mi propia vida. Mientras no nace, no tiene ninguna responsabilidad propia. Recordé que hace 6 años había parido un hijo – mi separación - con rabia, ahora podía parir a mi hijo – otra separación – con amor. Visualicé una mano amorosa dándole la vuelta al feto, girándole, obligándole suavemente y con cariño a hacer el camino del revés, de ROMA a AMOR.

 

Finalmente me vi pariéndome a mi HIJA con inmensa PAZ y serena alegría. Escribo HIJA con mayúsculas, porque todo el que me conoce, sabe que llevo años hablando de mi embarazo onírico de un niño, mi lado masculino. Lo que menos me podía esperar, era visualizar a una niña preciosa que pusieron en mi pecho y a la que acuno y abrazo mental y emocionalmente con mucho cariño cada vez que pienso en ella. Éste es el anclaje que he decidido adoptar como parte de aprendizaje del curso de Pilar sobre el PNL. Hoy sé que soy lo suficientemente madura para separarme de una relación cualquiera con amor y no con ira, no fue posible hace 6 años. Muchos pensarán que mi duelo ha sido largo, que generalmente se necesita un par de años, pero depende de los apegos que uno tiene, de los traumas que uno no quiere soltar, de los miedos a enfrentarse a la vida en soledad… yo os diré que muchos de los que dicen que han superado el fracaso matrimonial con rapidez, pronto se han buscado a otra pareja y han vuelto a experimentar los mismos fracasos, con los mismos demonios anteriores sin resolver. Son tan pocas las relaciones armoniosas, muchas parecen de color de rosa, pero en realidad son relaciones dormidas e inconscientes… igual que parte de la mía anteriormente.

 

En el transcurso del día 2 de marzo, reflexioné y volví a encontrar el equilibrio, volví a aceptar mis errores sin sentimiento de culpa y recuperar la firme seguridad de mis acciones acertadas, de todo lo que había hecho bien, no dejé que mi habitual y exagerado sentimiento de culpa me paralizase como lo había hecho durante tantos años.

 

Recordé de pronto que había anotado en mi libreta de símbolos, que se había puesto en contacto conmigo un cliente que se llamaba “Pilato” y entendí, entendí los esfuerzos de Poncio Pilato para convencer al pueblo judío de que Jesús no era culpable en absoluto de los crímenes por los que le querían juzgar, no era ni ladrón, ni asesino, pero la rabia y la envidia del pueblo judío por las cualidades de amor, entrega, generosidad, inteligencia y supremacía de este ser, eran tales que preferían verlo morir, desaparecer. Igual que la mayoría de nosotros hacemos cuando no nos gusta alguien, preferimos echarle la culpa al otro, antes de cambiar uno. Cuando criticamos a alguien, cuando no podemos ver a una persona ni en pintura, es porque generalmente le tenemos envidia o porque refleja algún aspecto de nosotros que preferimos no ver.

 

Analizando las vivencias de los días anteriores, nos juzgué a mi ex – marido y a mí con equilibrio, con ecuanimidad, pude ver con claridad las partes reales y equivocadas, tanto como las acertadas y llenas de cualidades de cada uno y reconocí que lo que es del César, al César debe ser.

 

También entendí las enseñanzas de Poncio Pilato, al que siempre había malinterpretado. En el fondo de mi misma, había opinado que no se había esforzado lo suficiente para salvar la vida de Jesús, era fácil “lavarse las manos”, era fácil no implicarse más en el asunto. Evidentemente no era así. Él hizo todo lo pudo, todo lo que estuvo entre sus manos para no condenar a este hombre tan bueno, pero un solo hombre no puede pedir manzanas a los perales. Cada uno somos responsables de nuestros actos, y no podemos cargar con la culpa de los demás, tan sólo lo hizo Jesús, se sacrificó por nosotros y no nos culpó pero nos dijo que no debíamos cargar más con la culpa del mundo. Poncio Pilato es un buen ejemplo de equilibrio a seguir para no cargar con la culpa ajena y supongo con la suya propia. Al lavarse las manos, se purificó de la decisión ajena de asesinar a un hombre bueno, no arrastró en su cuerpo mental, emocional y espiritual la culpa, él no participó de esta barbarie. Al lavarse las manos, se desvinculó del pecado y pudo seguir su camino sin remordimientos, sin angustia, libre de karma a nivel planetario. El hizo todo lo posible para desanimar, para convencer el pueblo judío que estaba equivocado, pero no se puede hacer lo imposible y el era consciente de ello, no obstante al ser un ser avispado e inteligente decidió por último enseñar algo más a todos nosotros: delante de todos se desvinculó de la responsabilidad de lo que aquel acto podía desencadenar en el futuro. Y creo que la filosofía del Ho’oponopono resume muy bien las enseñanzas de Pilato, a nivel mental y planetario somos todos responsables de las creaciones físicas de este mundo, al pedir perdón solo mentalmente por actos ajenos, mandamos energía de amor para cambiar estas acciones, estas creaciones pero no aceptamos ni cargamos en nuestras vidas y en nuestros cuerpos físicos con las consecuencias de los actos negativos perpetrados por otros. Cada vez que vemos una injusticia, podemos intentar cambiar y enseñar algo sin  ego o pedir perdón mentalmente por el que lo ha perpetrado, o bien mandar energía amorosa para que la persona que ha ocasionado un acto de dolor pueda liberarse del error, pero luego olvidarnos del tema. Cada vez que nosotros nos equivocamos, simplemente podemos pedir perdón y no seguir adelante sin más sentimientos de culpa, sin más pensamientos vengativos, negativos, condenatorios, e intentar hacerlo mejor la próxima vez: liberarnos de la carga de la CULPA: lavarnos no solamente las manos, sino el cuerpo y el espíritu.

 

Para resucitar, resurgir de mis cenizas, después de mi propia condenación, mi propia crucifixión, primero he de dar al césar lo que es del césar y luego amarme tanto que me perdono.

 

Un beso, un abrazo fuerte a todos.

 

Sylvie

TENGO UNA ESPINA CLAVADA EN EL CORAZÓN

Escrito por eivlys 10-03-2010 en General. Comentarios (0)

TENGO UNA ESPINA CLAVADA EN EL CORAZÓN

 

 

El sábado pasado me fui a la limpieza energética con la llama violeta, dirigida por Carlos Espinosa del grupo SOMOSUNO.

 

Carlos empezó la ceremonia con la invocación para el descenso de la llama transmutadora, la llama del perdón, la llama del cambio, la llama que permite limpiarnos de energías negativas para dejar el sufrimiento, las angustias, las enfermedades, el dolor, el karma negativo que hay en nosotros y así dejar sitio en nuestros varios cuerpos para la paz, la alegría, el amor, la luz, el gozo, la abundancia… Pedimos que flamease en nuestro interior… visualizamos como una chispa de luz violeta empezaba a arder en el centro de nuestros corazones. Más tarde se hizo la llama más grande y rebosó de nuestros cuerpos para abarcar a nuestras familias, nuestros barrios, nuestras ciudades, nuestros países, nuestros continentes, nuestro planeta tierra hasta el infinito.

 

Carlos nos aconsejó que hiciésemos este trabajo de limpieza hasta el día de resurrección. Yo estaba empezando a entender la importancia que tenía este ritual para mí en relación con mis investigaciones y canalizaciones referentes a la petición de Jesús para que dejásemos ya el sufrimiento y el sacrificio gracias a la ofrenda del suyo propio. No tenemos que pasar por más dolor, por más sufrimiento, ya que él ofreció su propio cuerpo, su vida para limpiar el pecado del mundo. Dios no juzga, Dios ama infinitamente. Si queréis más explicaciones podéis acudir al reciente artículo que colgué en este Blog el 11 de febrero de 2010 bajo el título ¿Por qué siempre me engañan?, pero más precisamente en su última parte: “Qué es el Espíritu Santo” en el apartado “Sueños”.

 

Con un amigo llevo 10 años estudiando simbología y a raíz de mis visiones sobre la aguja (100 años de Soledad/apartado simbología), me dio varias pistas que os comunicaremos en el futuro. Mientras paseaba mi perro, estaba reflexionando en lo que me había dicho y me repetía a mi misma: “Tengo una aguja/una espina clavada en el corazón”, “Tengo una espina clavada en el Corazón”… de pronto me encontré con un vecino que tiene dos perritas “Griffon” y después de dejar que nuestros perros se saludasen, le dijo a una de ellas, “Chispa, vámonos”. Mentalmente e inconcientemente me puse a repetir: “Tengo una CHISPA clavada en el corazón”. De pronto se me hizo la luz, y sentí que la chispa se refería a la chispa de la llama violeta que encendía el perdón, la transmutación del dolor, del sufrimiento de la espina en amor divino.

 

Entendí la relación que había entre las espinas de la corona de Jesús (cabeza) en su camino hacia la cruz, con las espinas de la zarzas que el lado masculino de la Bella Durmiente debe cortar con la espada para llevar la doncella al despertar de su conciencia, con lo que nos dijo Pilar Almagro en cuanto a la zarza: “Las ZARZAS son semillas de pensamientos negativos y limitantes que plantamos en el pasado”,  con finalmente la investigación que llevo acabo con mi amigo sobre el arquetipo del “MAGO DE OZ” (El maravillos Mago de Oz/Simbología/14/12/2009).

 

Si os fijáis bien el espantapájaros quiere un cerebro para pensar bien, no quiere paja ni espinas. Concluimos que debíamos aprender a ser más cautos, más inteligentes y apartar la paja del grano. Relaciono el grano con el pan, simbólicamente el cuerpo de Cristo. El hombre de hojalata (cuerpo) debe aprender a sentir bien, por ello quiere pedir un corazón al mago de Oz y finalmente el León quiere “Valentía”, hace falta ser valiente para dejar el mundo del sufrimiento en el que todos estamos atrapados inconcientemente para liberarnos e ir hacia el gozo del Amor Eterno.

 

En la frase “Tengo una Espina clavada en el Corazón, o tengo una chispa clavada en el Corazón”, tenemos los tres elementos del mago de OZ.” Tenemos la espina: pensar mal, pensar negativamente o la Chispa pensar bien, transmutar la mente de ego en la mente divina; tenemos la herida del corazón o la chispa de la llama transmutadora en el chakra del corazón que nos llena poco a poco y finalmente tenemos el tercer elemento representado por la perrita: es un griffon: UN LEÓN ALADO, un león valiente, capaz de elevarse y ascender: o sea RESUCITAR, LA RESURECCIÓN a la vida eterna de la que nos hablaba Carlos.

 

Un abrazo muy tierno a todos.

 

Sylvie

 

 

 

LA PUERTA BLANCA/SUEÑOS/INVESTIGACIÓN

Escrito por eivlys 06-03-2010 en General. Comentarios (1)

LA PUERTA BLANCA

(1)

 

Sueño del 14/2/2010

SUBO A CASA DE MIS ABUELOS PATERNOS

 

Subo por las escaleras a casa de mis abuelos paternos, pero por la distribución también siento la casa de mis abuelos maternos. Veo una puerta blanca sellada. Toda la casa es blanca, las paredes son blancas, los muebles blancos, los cuadros blancos, hay tanta blancura que parece que todo es transparente y que no hay nada. Los muebles blancos delante de las paredes blancas, encima de un suelo blanco… dan la impresión de invisibilidad, de transparencia. Más bien no veía los muebles, pero los sentía, sabían que estaban allí, porque los sentía con mi cuerpo emocional y después de sentirlos es cuando era capaz de verlos. Todo era muy limpio, no había mancha ninguna… había espacio, amplitud, desahogo, se respiraba paz, serenidad, tranquilidad. Aparecen mis abuelos y me hacen entender que esta casa suya, es mía por herencia, me la han dejado en herencia.

 

Visión de una amiga a mitad de enero de 2010.

 

A mitad de enero más o menos me llamó una amiga vidente para decirme que se le habían aparecido mis abuelos paternos por su casa. Me comentó que los vió resplandecientes, llenos de luz y le dijeron algo así como: “Menos mal que ya habíamos fallecidos cuando Sylvie se separó, porque sino nos hubiésemos muertos del disgusto”. Había mucho amor en ellos por mí, su nieta. Supuse que debía entender que desde el mundo del Ego, o sea el mundo físico y material en el que vivimos, hubiesen sufrido por mí al saberme sola en un país extranjero, con todas las vicisitudes emocionales y psicológicas por las que pasé, pero que como estaban fallecidos cuando yo me separé, ellos lo vieron desde el otro lado del velo, desde este sitio donde todos saben y entienden la realidad tal como es, no la realidad del Ego, sino la realidad Divina. Todo es relativo, todo es distinto según el sitio desde el cual se mire. Desde el otro lado del velo, desde una posición estratégica, pueden verme desde la luz, desde el resplandor del amor omnipotente y alegrarse por mí, no sufrir. No eligieron un momento al azar para aparecérsele a mi amiga, lo hicieron cuando se murió mi tía, la mujer de mi tío, su hijo. Mi amiga no les vio afligidos sino llenos de alegría.

 

Fue al menos una semana más tarde cuando me enteré del fallecimiento de mí tía. La noche anterior se habían caído dos figuras africanas en mi salón. Cuando me llamaron para anunciar su deceso, relacioné la caída de las figuras con mis tíos, ya que vivieron durante más de 25 años en África.

 

Algunas semanas más tarde, el hermano de mi padre enfermó. No lo sabía y fue cuando durante una corta siesta recibí el sueño de arriba, el sueño de la puerta blanca. Al despertarme recordé otro sueño en el que estaba muy angustiada porque mi padre estaba enfermo en su casa y no lo había atendido. Mi padre falleció hace 19 años de un cáncer de garganta y pulmón. Me avergonzaba mucho de no haberme acordado que mi padre no había muerto y estaba solo en su piso.

 

Al despertarme me dije a mi misma: “Basta ya Sylvie”, tu padre ha muerto, deja ya de preocuparte. Más tarde hablando con mi madre por teléfono, le comenté que quizás debía llamar a mi tío, porque el sueño podía hablarme del hermano de mi padre y no de mi padre. En el momento que se lo comentaba, vi el doble de mi tío en la tele. Al colgar con mi madre, lo llamé y casi no lo pillo porque estaba esperando una ambulancia para llevarlo al hospital.

 

Lloré, lloré muchísimo aunque llevo años sin ver a mi tío, él se fue a vivir a Francia y yo a España. Él es un poco como tener todavía un trozo de mi padre. Mi padre lo adoraba y por ende me transmitió su amor por él. Sólo lo veíamos los veranos cuando volvía del antiguo Congo Belga. Toda la familia esperábamos con ilusión su llegada en el aeropuerto de Bruselas, era un Dios, un aventurero, un atrevido… y alguien muy generoso conmigo y mi hermano. Era nuestro tito de África en vez de América, aunque un tito poco apegado.

 

Empecé a angustiarme y a tener pesadillas con él porque ahora se encuentra solo en un pueblo aislado de Francia. No obstante fue él mismo quien me quitó la mayor parte de mi angustia al decirme: “Yo he elegido estar solo”.

 

Sigo soñando con él y sigue siendo pesadillas. Sé que ya no tiene nada que ver con él, sino conmigo misma. Yo me he puesto en su lugar y el sufrimiento que yo sentía al saberlo solo, enfermo y lejos de la ciudad, es mi propio sufrimiento. Mis pesadillas me hablan de mis miedos a la soledad, mis miedos al enfermar, al no ser capaz de abastecerme… y más desde que me separé, representada en mis sueños por su reciente viudez. El dejar mi familia en Bélgica para vivir en España, no fue traumático, porque era feliz, me iba a casar. El decidir separarme, sí lo fue, porque me encontré a solas conmigo misma y no era aún conciente de lo que me costaría. Hoy después de 6 años de duro trabajo sobre mi misma, es cuando empiezo a restablecerme, todavía no estoy del todo curada, me queda aún un poco más de gestación para fortalecerme y apoyarme sólo en mi. Sigo asustada, aunque creo que pertenece más a la mente que a la realidad. Hace dos días, soñé que visitaba a mi tío y lo veía cargar con mi abuelo paterno con valentía, por un lado lo veía robusto y fuerte, más tarde enfermo y debilitado. Así como me siento en la realidad, unos días estoy llena de vitalidad y fuerza para cargar con mi vida y la de los demás, otros días me siento exhausta, sin fuerza… ¿Por qué mi abuelo en los sueños? Por muchas razones, pero la más importante es que pasó sus últimos 5 meses de vida en mi casa. Me lo traje a España aunque en realidad no quería, pero me sentía en la obligación de hacerlo, me sentía responsable de su vida. Quería hacer algo por él, pero no a tiempo completo. Hoy sé que haría las cosas de otra manera, hoy he aprendido a dar sólo lo que puedo dar, no más. Sigo teniendo que aprender a no sentirme egoísta por no querer hacer más cosas para los demás y sólo ocuparme de mi misma.

 

En el sueño dejaba a mi tío hacer las cosas sin intervenir, aceptando que no quería ayuda. Esto es típico mío, me cuesta pedir y recibir ayuda de los demás. Pero también es mía la cualidad de dejar ahora el libre albedrío a la gente que me rodea. Entré en su cocina destrozada, abandonada… recuerdo el color amarillo y allí fue cuando decidí meter manos a la obra. Decidí coger su coche e ir a comprar cosas para limpiar y reparar lo que podía, él ya lo aceptó. Soy más conciente hoy que la unión hace la fuerza y que puedo aceptar ayuda de otras personas, aprovechar las cualidades ajenas. La cocina es el lugar donde se prepara el alimento, lo que necesitamos para alimentarnos tanto físicamente como espiritualmente. Ya es tiempo de alimentarme de otra manera y de camino quizás arreglar mis problemas estomacales. Entiendo que mis sueños con mi tío y mi abuelo, tienen como objetivo enseñarme el  desequilibrio que tengo entre el dar y el recibir, representado por el número 3 en numerología tántrica. Yo nací el 4 de marzo, tengo el 3 a nivel externo (mes de nacimiento) y si no doy con sensatez, me desequilibrio y agoto emocionalmente. Este 4 a nivel interno, día de nacimiento me exige un desmesurado nivel de perfeccionismo.

 

Anoche soñé que tenía fuerza para ir a recoger a mi tío (o sea mi misma) y que mi abuela paterna junto con su hermana me ayudaban a cuidarlo.

 

Hoy, sola, puedo afirmar que está naciendo una sylvie más fuerte, más libre, más atrevida, más creativa, más amorosa, más generosa, más equilibrada… que jamás hubiese podido imaginar antes de mi separación. Los retos no son fáciles, pero son sabios porque nos enseñan a superarnos. Y esto es precisamente lo que mis abuelos quisieron transmitir a mi amiga cuando se presentaron por su casa. No debo preocuparme más de lo normal por mi tío, o por cualquiera otra persona, debo tenerles compasión pero no lástima.

 

En cuanto a la Puerta Blanca, fuera del sueño decidí abrirla con una visualización y me sorprendí al ver que detrás yacía la “oscuridad”. Recordé mi sueño “Yo Soy La Puerta” (Sueños relacionados entre sí/apartado sueños 7/2/2010), y otros dos sueños cuyas puertas me decían que la abriese. Creo que pronto abriré esta puerta. Como dice la expresión: ¡está en puertas! Por cierto una amiga mía que nació un día antes que yo se va el martes a Nueva York, le pedí que cuando estuviese en lo alto de la estatua de la libertad, le lanzase un beso al viento para que me lo llevase. Así me lo prometió.

 

Si habéis leído otros artículos de este blog, podréis daros cuenta de la relación que hay entre este sueño y mi sueño del 1 de agosto de 2009 "Vuelvo a ver a mi padre vivo"(apartado sueños/Solicitar un sueño a nuestro productor de sueños). Otra casualidad interesante es que mi amiga a quien se le aparecieron mis abuelos, nació el 1 de agosto. Ya lo he dicho en varias ocasiones, nuestros cumpleaños son fechas muy importantes a nivel de consciencia y acontecimientos personale. Son generalmente fuertes, agradables o no.

 

Sylvie