EIVLYS: Aprendiz a intérprete de sueños

Inicios en el mundo de los sueños y las emociones.

Este blog recoge los inicios de una investigadora de sueños y sincronías... dando algunas posibles interpretaciones de sus propios sueños.

MI ENCUENTRO CON MI PADRE MÁS JOVEN/SUEÑOS/INVESTIGACIÓN

Escrito por eivlys 23-01-2011 en General. Comentarios (1)

MI ENCUENTRO CON MI PADRE MÁS JOVEN

sueño de una amiga y colaboradora


Expongo este sueño porque opino que mi amiga está recibiendo pistas sobre una investigación que llevo a cabo desde hace años.


Primero veo la cara de mi padre (ya fallecido) de cuando era ya mayor con su boina. Después estoy charlando con mis sobrinas, una de las cuales se llama ELISA. Nos encontramos por una calles como si fuera en Canarias. Las niñas entran en un sitio a comprar telas por peso, me enseñan su compra: un trozo de tela gris muy bonito para una blusa. A continuación van hacia un jardín y yo les comento que voy a comprar tabaco. Me miro el bolsillo y solo tenia unas monedas, como de 10 céntimos muy brillantes, por lo que solo puedo comprar un cigarillo. Voy por una calles y en una tienda que sobresalía, como un quiosco, un señor estaba comprando. Encima del mostrador (Barra de un bar: en mi investigación y la de otras amigas) veo un monedero pequeñito de plástico blanco transparente con las 5 ó 6 monedas relucientes, parecen de oro. Enseguida me percato de un señor muy joven, delgado y vestido con una camisa blanca y un pantalón oscuro. El pelo lo tiene negro, es guapísimo y se encuentra en el quicio de la puerta abierta a punto de marcharse.


Y me digo:”¡¡¡PERO SI ES MI PADRE¡¡¡” ME VOY PARA EL Y LE PREGUNTO SI ESTÁ CASADO,Y SI TIENE HIJOS. ME CONTESTA QUE NO. “PERO SI SOY TU HIJA, SI ESTÁS CASADO, TIENES HIJOS. ME MIRA SORPRENDIDO, INCRÉDULO.


Me despierto.


Bueno Sylvie, no sé que querrá decir todo esto. Espero que me lo desveles. Lo que sí te puedo contar es la emoción que sentí al ver a mi padre de nuevo, más joven, siendo yo su hija, una mujer mayor que él en la realidad.


Notas:


Por lo pronto aquí encontramos que hay una relación entre éste y un sueño mío colgado en este mismo apartado “Sueños”, titulado: “Vuelvo a ver a mi padre”, dentro del artículo: “Solicitar un sueño a nuestro productor de sueños”, editado el 6/8/2009.

El sueño de mi amiga es un sueño al parecer raro e incluso banal para cualquier lector, pero no para la soñadora, que siente la alegría de volver a ver a su padre y la sensación de rareza y asombro que le produce no solamente volver a ver a su padre “fallecido” hace años pero encima es más joven que ella. ¿Cómo puede ser esto????


Tengo una buena idea de lo que significa este sueño, pero ahora no puedo todavía contaros nada. Lo que sí os diré que mi amiga ha visto algo que llevo años investigando y tiene que ver con mi madre.


Sylvie.

LA PUERTA BLANCA (3)/SUEÑOS/INVESTIGACION

Escrito por eivlys 16-01-2011 en General. Comentarios (0)

 

LA PUERTA BLANCA (3)

INVESTIGACIÓN ONÍRICA RELACIONADA CON EL DORADO

NÚMERO DE LA LOTERÍA 39593

(ver artículos relacionados entre sí en este apartado: Sueños: YO SOY LA PUERTA: 7/2/2010: 7+2=9 2+1=3)

9+3= 12 = 3=MENTE POSITIVA

39=OBSTÁCULO EN EL I CHING

93=OPORTUNIDAD=SOLUCIÓN=MENTE CREATIVA, POSITIVA.



Cuando el día 22/12/2010 tocó el primer premio de la Lotería Nacional de Navidad en España en el BAR MALDONADO en vez de el Bar EL DORADO en Málaga, reflexioné sobre lo ocurrido. Yo había sentido perfectamente que debía compartirlo con mucha gente y a pesar de poder quedar medio en ridículo si no tocase, me arriesgué y lo divulgué. Como ya sabéis - sobre todo todos los a quien contagie mis ilusiones y alegría - ¡no nos tocó ni la devolución!


Pregunté a mis guías: “¿Por qué habéis querido que lo divulgase? ¿Qué razón había en llevarme hasta este camino?”. En aquel instante recordé algo que leí algún día: “Cuando veas a alguien con hambre, no le regales un pescado, dale una caña y enséñale a pescar”. Por la tarde fui a ver mi correos – mails y abrí uno cuyo título era éste precisamente.


No era justo que tan sólo nos hubiese tocado la lotería a unos cuantos amigos de Málaga, cuando sois muchos más los que me leéis en Sudamérica: México, Argentina, Honduras, Colombia, Guatemala, Ecuador... por cierto a mis queridos amigos Mejicanos, os diré que trabajo con la Virgen de Guadalupe desde hace unos cuantos años. El año pasado mi ex marido tuvo la suerte de poder visitaros y me preguntó si quería algo especial de vuestro país, le hablé de la virgen y me trajo un precioso recuerdo de ella. Quizás en el futuro os daré más pistas a este respecto, pero os adelantaré ya que tiene que ver con los libros de Javier Sierra: “La última Cena” y “El Manto Azul”.


Muchos de vosotros, al no estar en España, no podréis comprobar que tocó la lotería en el bar Maldonado, pero con un poco de suerte, todavía estará la noticia en unos cuantos artículos de las páginas de interés donde podréis entrar gracias a esta preciosa herramienta que tenemos: “GOOGLE”·.


Para los recién llegados, entiendo que no será fácil seguirme. Muchas cosas de las que os hablo están en mi cabeza desde hace 15 años y en mis libretas de sueños o símbolos amontonadas en mi cuarto en una caja de cartón. Intento ser lo más clara posible, pero no es fácil ni para vosotros ni para mí. Si estáis interesados en esta apasionante investigación, os aconsejo si no entendéis algo, volver a leer los artículos relacionados entre sí, varias veces si es necesario y siempre podréis poneros en contacto conmigo. Yo intentaré aclararos las dudas dependiendo del tiempo que tenga.


Para facilitar la comprensión de las pistas, seguiré poniendo algunas palabras en color violeta-negrita (rayo de Saint Germain – rayo del perdón, de la transmutación, del cambio...).


Antes de empezar a contar el siguiente paso de esta investigación, os remito a leer parte de la información sobre el Dorado, encontrada en Wikipedia.

http://www.google.es/url?sa=t&source=web&cd=1&ved=0CCAQFjAA&url=http%3A%2F%2Fes.wikipedia.org%2Fwiki%2FEl_Dorado&ei=HWkzTa7GLMSOjAecpfzKCg&usg=AFQjCNHUdBWeCV9G697MuRXp8Aqlvs_W-A


Cuando escribí el artículo “YO SOY LA PUERTA” del 7/2/2010, olvidé incluir un 7º sueño, quizás por olvido o por razones personales. Pero ayer lo recordé y lo entendí después de probablemente una década. Insisto en que sepáis que mi investigación no se basa sobre sueños tenidos ayer sino que algunos tienen 15 años, ya que mis libretas sobre sueños empiezan en el año 1996. Es importante saber esto, porque necesitamos ser muy pacientes. Tuve que tener muchas agallas para seguir investigando sueños premonitorios que no entendía y me confundían durante largo tiempo. Os aliento a todos a que empecéis a apuntarlos y no os desaniméis si tardáis mucho tiempo en descifrarlos.


Este lo titularé:


EL QUICIO DE LA PUERTA : entre 10 y 14 años de antigüedad.


Había mucha luz, una luz cegadora, resplandeciente, muy blanca, muy pura. Estaba con un antiguo compañero de trabajo llamado “Mario”. Yo hacía algo por él, algo que en realidad yo no quería hacer, pero sentía que debía hacerlo. Alguien se encontraba en el quicio de la puerta, observándome, sabía perfectamente lo que hacía y yo sabía perfectamente que el me observaba. A pesar de experimentar cierta vergüenza por ser saberme observada, seguía haciendo mi trabajo, quizás como para superar mi miedo a ser juzgada. Por lo tanto no intentaba esconderme.


Después de haber entendido esta semana el significado de la puerta en Nueva York, que me atraía e insistía en que la abriese: NO CONFUNDIR LA LÁSTIMA Y LA COMPASIÓN. Me di cuenta que este sueño encerraba la misma lección, pero ahora con entendimiento simbolizado por la luz. Si el sueño de la puerta de Nueva York estaba a oscuras y detrás de la puerta había luz, este sueño me está diciendo que estoy en la luz y desde el quicio de la puerta hay otra persona en el umbral de esta misma puerta o la suya.


Este antiguo compañero que duró poco tiempo en este trabajo y que jamás he vuelto a ver, representa a muchas personas a lo largo de mi vida y ahora entiendo mejor que actúo mucho más llevada por la lástima que por la compasión. Es muy difícil practicar la diferencia (no tanto entenderla), sobre todo con nuestros familiares y amigos más cercanos debido a los lazos emocionales que nos unen. He leído hace poco que hacer algo que el corazón no quiere pero que una mente desorientada nos obliga a hacer, es el peor camino para liberarnos del KARMA. Fue realmente una bendición, leer aquello. Así que vuelvo a mi MAGO DE OZ, que me dice: OSA (la superación del león cobarde: la valentía: 3ª ley de la Gran Invocación) hacer lo que te dicte el corazón (la superación del hombre de hojalata: el sentir el amor 2ª ley de la Gran Invocación), basándote en un correcto análisis mental de la situación (la superación del espantapájaros: pensar bien: 1ª ley de la Gran Invocación).


3, 2 , 1 :el camino del revés, para llegar a casa y no al mago de Oz, quien realmente era igual que uno, no tenía nada de mago, era sino un simple mortal engañando a otros: nuestro Ego y el Ego ajeno.




Otro factor muy importante en cualquier investigación o análisis es practicar la paciencia, no dejarse llevar por las prisas. En las prisas está el ego que nos quiere engañar, que nos promete maravillas, fantasías directamente, pero que no asientan en ningún buen cimiento.


A este respecto, suelo obligarme a recordar la experiencia del “Caramelo” del libro “La Inteligencia Emocional“de Daniel Goleman, en el que se ha demostrado en una investigación científica a lo largo de varios años que los niños capaces de aguantar un hora sin tocar el caramelo, son niños que en la vida, han conseguido alcanzar sus retos, sus estudios, su carrera profesional y son los más felices.


Al reflexionar sobre el sueño del “Quicio de la Puerta”, me he dado cuenta en el punto que me encuentro ahora mismo que no siempre me he equivocado y he hecho las cosas por lástima, pero a veces sí y que mi paciencia, mi valentía, junto con mi inteligencia y mi sentir, me han ayudado a no equivocarme. No pasa nada si nos equivocamos, pero el camino más rápido hacia el bienestar es encontrar directamente el camino digamos “más correcto”, y así evitar posibles malentendidos y sufrimientos vanos.


Continuaré ahora con otro sueño más reciente que opino puede tener unos dos años y que está relacionado con sueños de varias amigas más, amigas involucradas en la investigación del DORADO.


Esta parte del artículo que nos concierne ahora, la titularé: LA ENVIDIA.


SUEÑO

(luz)

Estaba en una panadería y le pido una barra de viena a la panadera que se encuentra detrás del mostrador. Ella dice que no hay pan para mí, lo que no era cierto porque se veía pan en las estanterías. Me doy cuenta que la razón por la que no quiere venderme pan es porque me tiene envidia por algo en particular.



Esta semana he descubierto quien era la panadera. No me afecta su envidia, y sé que esta persona está cambiando hacia el amor, lo que me alegra mucho sobre todo para ella. En la vida real, no me importó no poder comprar el pan y tomé una decisión antes de que no quisiese vendérmelo. Podía haber ido a otra panadería pero en realidad en el asunto que tenía entre manos, era mejor preparar el pan yo misma. Y así lo estoy haciendo.


El descubrir el significado del sueño, me hizo reflexionar sobre otro asunto. Una muy buena amiga involucrada en la investigación del DORADO, tuvo más sueños sobre la barra de un bar, sobre el mostrador de una panadera que no le quería dar pan pero terminaba dándole pasteles... Ésta amiga siempre me habla de lo dañina y perjudicial que puede llegar a ser la envida y aunque estoy de acuerdo con ella, no me lo tomaba tan en serio como ella, no obstante aquella comprensión del sueño junto con otras pistas recibidas poco después, me hizo recordar un sueño que tuvo la noche antes de la boda de una amiga en común. Recuerdo perfectamente que en el trayecto hasta la celebración, me dijo que algo oscuro iba a pasar, que ella había visto una energía muy negativa, muy negra hacia una persona, que no le gustaba para nada, sintió peligro. No me lo tome muy en serio incluso después de lo ocurrido al día siguiente, solamente ahora debido a mi investigación he retomado sus palabras. Nuestra amiga es una mujer excepcional, alegre, generosa, simpática, con un corazón de oro, llena de energía, equilibrada, siempre dispuesta a ayudar al que le haga falta, inteligente... y la queremos muchísimo. ¿Cómo iba a ser lo contrario? Pues sí, puede ocurrir lo contrario aunque no me lo podía creer. Es tan buena, es tan inteligente, es tan generosa... que la gente le tiene envidia. Cuando se casó, estaba embarazada de 3 meses y un poco resfriada, andaba el mes de abril y en un juego infantil, pueril la echaron al agua de una piscina con su precioso vestido de novias. Yo pasé un mal rato, creo que peor que ella. Es tan positiva, que ni se enfadó, ni se entristeció, se lo tomó muy bien... Al final no le pasó nada, ni se empeoró del resfriado, pero podía haber tenido un aborto, una pulmonía... Jamás supimos quien la empujó o quizás fuese un cúmulo de muchas energías negativas que cuajó y llegó a empujarla en el agua, no una sola persona sino la energía de unas cuántas.


Mi amiga, la del sueño, me recordó al hablar de nuestros aventuras oníricas en común con la barra de una panadería, la barra de un bar, la puerta, el monte, el conde de Monte Cristo (somos al menos 3 soñando lo mismo pero con diferentes escenarios), que en la novela del CONDE DE MONTE CRISTO de Alexandre Dumas, fue la envidia la que hizo encarcelar a Edmónd Dantes. En mi sueño del 14/1/2010 YO SOY LA PUERTA, yo me sentía igual que el protagonista, el conde de Monte Cristo. Sentía que aquella habitación era la roca de aquella fortaleza, que termino siendo sólo de cartón piedra al indagar en el sueño, después de despertar: ¿después de despertar la conciencia y poder superar cada uno de los elementos de la ilusión que vivimos todos al ser prisioneros del Ego???


Podemos dejarnos llevar por nuestro ego e incluso buscar la venganza después de encontrar el tesoro o podemos elegir dejarnos llevar por nuestro CRISTO INTERIOR y perdonar a nuestros enemigos, como Jesús lo hizo y se lo hizo entender a sus compañeros de tortura en el MONTE GÓLGOTA.


En el sueño sufría por mis libros, los tenía que dejar para salir por la ventana en vez de por la puerta. Me he dado cuenta que en realidad sufro mucho por no poder leer y estudiar ahora, no tengo tiempo porque ahora estoy teniendo muchas experiencias, que no me permiten estudiar o leer, pero no he de preocuparme por ello, porque las experiencias de la vida aportan sabiduría, el estudio aporta el saber, pero el saber carece de sabiduría sin experiencias vitales, sin práctica. También me he dado cuenta que si dejo de preocuparme y me ocupo, pierdo menos energía y esta energía recuperada, el tiempo recobrado, lo puedo usar en volver a estudiar o leer, cuando toque hacerlo.


Estoy sospechando que la caja de cartón (mi yo a punto de explotar) de mis varios sueños, representa mi caja de cartón donde tengo almacenados mis muchas libretas de sueños y símbolos a lo largo de 15 años, quizás los 15 años que estuvo Edmond Dantes encarcelado y que en definitiva representarían mis varios encarcelamientos oníricos que si los miro de manera positiva me sirvieron para madurar y reflexionar... y llegar hasta el punto donde me encuentro hoy: ser la mujer que hoy soy y me gusta. Al fin y al cabo no hay nada negativo, si nos lo tomamos todo de manera positiva, igual que actuó mi amiga al ser empujada con su vestido de novia a la piscina.


Para terminar quiero hablaros de algo más que ocurrió en esta boda, quiero hablaros de un ABRAZO. Mi amiga, al despedirme aquella noche, me dio un abrazo que me transformó. Yo la quiero mucho, la aprecio y la admiro profundamente, pero no es la única, sin embargo cuando ella me abrazó aquel día, sentí algo que jamás había sentido antes, sentí un calor muy especial, un calor verdadero, un calor natural, algo desconocido para mí y me dejó muy sorprendida. Le tuve envidia sana, porque sentí perfectamente que la sensación vino de ella hacia mí, no al contrario, sentí que se debería probablemente al ser ella muy especial, pero quizás me equivocaba... no lo sé, quizás esté confundida. Tengo muchas amigas a las que quiero muchísimo, y cuando abrazo a alguien, mi intención siempre es la de poder transmitir a esta persona el amor que yo sentí que me transmitió mi amiga aquella noche... un verdadero abrazo de amistad sincera. Esta sensación se volvió a repetir con otras dos mujeres, que comparten algo: su inteligencia mental que admiro mucho, pero difieren en carácter y en madurez, digamos espiritual. Admiro mucho la primera, menos la segunda y todavía menos la tercera, que es conocida y no amiga. Escribiendo estas palabras ahora mismo, empiezo a preguntarme si aquella sensación no vendría de mí y de ellas, al fin y al cabo soy yo la que lo experimenté. Nunca entendí como el abrazo de la tercera mujer me transmitió tanto como el de mi amiga, siendo la tercera persona una persona que conozco apenas interiormente y no siempre me transmite admiración porque carece de madurez emocional y espiritual. Deberé seguir investigando esta clase de abrazo, sigo sin entenderlo.


Otra reflexión que me hago ahora es: ¿Si yo admiro tanto a mi amiga, por qué de ella no me enamoré y sí de aquel médico? ¿Porque confundimos la admiración en atracción sexual cuando se trata de una persona del sexo opuesto? Pero ahora voy más allá en mi reflexión, también he llegado a admirar otros hombres, sin embargo no me he enamorado de ellos. ¿Entonces qué pasó? La primera vez que vi a esta persona, y no estaba enamorada de ella, salí del encuentro flotando, como si no tuviese piernas o cuerpo, una sensación que tan sólo había sentido 2 veces antes en mi vida, siendo una niña en un campamento de Boys Scouts y más tarde cuando entré por primera vez en el barrio en el que vivo ahora pero 4 años antes de comprar mi casa, viviendo y estudiando todavía en Bélgica. ¿Mi alma en este último caso sintió que un día viviría en aquel lugar? ¿Existen filtros kármicos entre las personas cuando se vuelven a encontrar????

 

¡¡¡Sabeís que la lotería se compró en la Barra del Bar el Dorado y que este Bar se encuentra en la Avenida Conde de Guadalhorce!!!


Un fuerte abrazo a todos, hoy especialmente para la gente que me leen allá en el otro lado del mundo.


Sylvie



LA PUERTA BLANCA (2)/SUEÑOS/INVESTIGACIÓN

Escrito por eivlys 13-01-2011 en General. Comentarios (0)



LA PUERTA BLANCA (2)

Investigación onírica sobre la puerta y la caja.

(ver artículos anteriores en este mismo apartado:sueños)


Me encuentro al fin delante de la puerta, me refiero a la puerta de mis sueños que me hablaba, que me decía, que me gritaba desde la luz:


¡ABRETE, ABRETE, ABRETE!


Solo yo puedo abrirla, porque esta puerta es mía, es la puerta de la liberación del sufrimiento hacia el gozo, la puerta hacia la libertad, la puerta hacia el tesoro de Ali baba, del Conde de Montecristo... Hay una puerta para cada uno de nosotros, pero tan solo tenemos la llave de la nuestra aunque el que haya conseguido empujarla y traspasarla, podría enseñar el camino a los que quieren acceder a la suya. Yo todavía no la he traspasado, pero he entendido que me encuentro delante, la tengo justo delante de las narices y no sé todavía lo que me retiene e impide darle este empujoncito. Tantos años en la oscuridad, desorientada, perdida... me han adiestrado bien para quedarme quieta. El ego todavía me tiene agarrada, no quiere perder la compostura y usa sus últimos cartuchos en forma de dudas, de miedo para que no le abandone...


He estado muy atareada estas últimas semanas, he estado muy viva, muy activa, he recuperado cierta cantidad de energía, energía que perdía ciegamente preocupándome en vez de ocupándome... Deseo que siga así, tal como estoy ahora. No quiero volver atrás, tantos años media-dormida, a menudo depresiva, cansada, angustiada.


Vaya donde vaya, me hablan las puertas. Así que volví a coger mis antiguos sueños, el de Nueva York por ejemplo. Lo recuerdo a oscuras, porque realmente no entendía nada de este sueño. Lo tuve hace quizás 10 años, 10 largos años perdiendo el tiempo pensando en tonterías, bloqueada por ilusiones y fantasías en vez de encarar mis problemas, mirarlos sin pestañear y trabajar en ellos. He actuado como el avestruz desde que nací y quizás desde mucho antes. ¿Por qué?


Por un trauma, por el trauma de la puerta. Aunque en realidad la puerta siempre me habló y me ayudó. Las circunstancias me hablaban, sobre todo las negativas, pero no quería verlas, escucharlas, las rehuía. Si hubiese sido valiente desde el principio, me hubiera ahorrado muchos disgustos, muchos sufrimientos. No hay un dicho por allí que dice: “Más vale una vez colorado, que cientos amarillo”. ¡Cuánta verdad encierra!


Siendo niña me he visto encerrada, a mi pesar, en el sótano de mi casa, por atrever a ser yo misma, por defender mi territorio, mi personalidad, por intentar ser rebelde, por no aceptar las circunstancias. Estaba aterrada, estaba a oscuras en compañía de las arañas y quien sabe de los ratones... estaba paralizada pensando en que quizás el demonio vendría desde más abajo todavía, desde los infiernos a castigarme por mi presunción... por mi osadía. Desde abajo del todo, desde la profundidad de la oscuridad veía en lo alto de la escalera el contorno del quicio de la puerta iluminado por la luz de fuera. Nunca me revelé contra las circunstancias, sólo me acobardé y ésta fue la pauta principal a lo largo de mi vida. Durante gran parte de mi existencia me he visto replegarme sobre mi misma, causa principal de mi estreñimiento y supuesta estenosis uretral. Tengo la manía de encogerme, lo he hecho desde que soy una niña y ahora empiezo a tener dolores en todas mis articulaciones. A duras penas me relajo.


A pesar de estar mejor internamente y por lo tanto más valiente, sigo empeorando. Son muchos años adiestrándome negativamente, ahora el camino de la vuelta hacia la salud tardará un poco. Me he dado la escusa de que al estar mejor, recibo más trabajo y más retos. Pero creo que me estoy engañando. Si tengo dolor, si tengo cansancio, si estoy enferma, es el resultado de un mal pensamiento que pasa por una emoción negativa y termina en una dolencia física.


Estas últimas semanas las circunstancias de mi vida me han vuelto a enseñar que sigo actuando como en mi sueño: “Yo soy la Puerta” del 14 de enero del año pasado. Me siento muy culpable y responsable del dolor ajeno y no me permito cruzar el umbral de la puerta. Todo es ilusión, según Platón, según la metafísica, el curso de Milagros, el hooponopono y mi sueño, todo se puede comparar al “Show de Truman”, tan sólo con cambiar nuestros pensamientos, cambiaremos nuestra realidad, de mala suerte a buena suerte, de escasez a abundancia, de enfermedad a salud... ¿Cuales son los pensamientos que nos bloquean? Sobre todo los del miedo a no ser merecedores de lo mejor. Somos hacedores, creadores de nuestra realidad y la de los demás, de nuestras circunstancias y las de los demás... por qué aceptarlas, por qué no cambiarlas.


Cada elemento de mi vida, cada situación, cada reto me ha cambiado profundamente, me ha empequeñecido o engrandecido. Lo importante no era tanto el elemento circunstancial sino la manera en que yo lo acogía. Si era agradable, lo aceptaba encantada, si era desagradable, lo rechazaba de cuajo. Y éste fue mi error, mi manera de ver el problema o más bien de no querer verlo hasta que me obligaron a verlo, fue mi perdición. Cuantas veces he preferido no escuchar, no sentir, no ver... Sin embargo ahora las cosas están cambiando, sigo teniendo miedo, pero ya no actúo escondiendo la cabeza en el suelo. Sigo tirándome de los pelos, llorando, asustada delante del reto, pero el bloqueo dura poco. He aprendido que no sirve de nada. Si el reto es muy difícil, me dicen mis guías que descanse sin auto-compasión y aproveche la calma para digerir lo ocurrido y reflexionar para ver con más claridad los próximos pasos que voy a tener que dar. Desde que me he convencido que si Dios creó el veneno, también dispuso el antídoto, me he relajado y pido ayuda para que las pistas me guíen hasta este último. Mientras más tranquila, más positiva esté, más rápido veré con claridad el problema y su solución. He comprobado en muchas ocasiones que si yo he creado el problema, también puedo crear su resolución. Así que: ¿para que voy a pasar mis días llorando sobre mi misma, cuando después de la lluvia llega el sol y puedo disfrutar de sus cálidos rayos?


Finalmente si esto vale para mi y yo estoy saliendo poquito a poco de la oscuridad, del sufrimiento, del miedo, de la parálisis, de la enfermedad...que yo misma he creado, también lo pueden hacer los demás. Debo dejar de tenerme lástima y animarme a ser más valiente y emprendedora, valorándome y animándome aún más con gran dosis de compasión cuando las cosas se ponen difíciles y caigo. Como me trato a mí, trato a los demás, porque son espejos y esto es lo que yo no entendía de mi sueño “La puerta entreabierta de Nueva York”:




SUEÑO 4: ESTOY EN NUEVA YORK - LA PUERTA ENTREABIERTA (hace años)

 

Estoy en un piso oscuro de Nueva York, era de noche pero a punto de destacar el alba. Una persona tiene un percance conmigo, estaba muy enojada porque creía que yo no la atendía, quería que yo le hiciese caso, que estuviese a su disposición al 100%. Creo recordar que había duda entre ayudar a esta persona enfadada conmigo y elegir una puerta que había bastante cerca, una puerta entreabierta que dejaba pasar un hilo de luz desde su interior.



En mi sueño esta persona enojada era una persona bien definida, bien conocida, no obstante con los años mi di cuenta que representaba a más personas, personas diferentes que habían pasado o estaban pasando por mi vida. Me había hecho daño, con su enojo, su violencia, pero no la juzgaba, porque sabía que estaba desesperada, hecha polvo. Mi primera intención era ayudarla, aunque el quedarme a su lado era perjudicial para mí. Sólo ahora, después de años, me doy cuenta al retomar el sueño, que ésta persona no quería aprender, sólo quería exigir y que el mundo girase a su alrededor. Yo debía hacer todas sus voluntades. Su violencia era tal que me asustaba y empujaba a huir, en mi huida encontraba la puerta y sentía que me decía como en el otro sueño: “Ábreme”. Cuando llegaba a la puerta, volvía la mirada hacia atrás y me daba lástima aquella persona, me sentía culpable y egoísta por no atenderla. Estaba en la duda entre ir hacia la puerta de la luz o quedarme en la oscuridad.


Yo he sido como esta persona, exigente. Quería y todavía quiero ser el ombligo del mundo, así actué como esposa e incluso como ex-esposa, como madre, como amiga, como hija... pataleo cuando las cosas no salen como yo quiero, cuando supuestamente la gente no actúa como quisiera que lo hiciese.


Estoy aprendiendo a ser independiente, a ser libre, nadie me debe nada aunque puedo recibir ayuda si me ayudo a mi misma. Por lo tanto como actúo conmigo mismo, puedo actuar con los demás. Yo puedo ofrecer ayuda al que me la pide y al que la va a valorar, pero no debo tenerle lástima a mi parte que patalea como una niña pequeña, a la parte de los demás que patalea y se enoja porque no tiene el valor todavía de enfrentar sus propios miedos, de mirarse al espejo, de tomar las riendas de sus vidas... En el sueño la parte de mi misma que se tiene lástima, dudaba en ayudar a la parte de la otra persona que se tenía lástima. Por ello en el sueño había oscuridad, no entendía que actúo con los demás, como actuaría conmigo misma, que sigo teniéndome lástima en vez de compasión, sigo permitiéndome llorar sobre mi misma en vez de encarar con valentía mis traumas, mis dificultades.


Por lo tanto no debo sentirme culpable al dejar por un rato una persona que no piensa cambiar. Cuando esta persona inicie su propia transformación, y solicite una ayuda que yo pueda aportar, se la podré brindar desde la luz, la alegría, la comprensión, el bien estar y con toda la energía y el amor que me brindará el estar al otro lado de la puerta.


Si habéis leído otros artículos, ya sabréis que este sentimiento de tremenda culpa y responsabilidad me viene de una vida anterior en la que por mis actos murieron muchas personas. Desde muy pequeña, sin confesarlo a nadie, me preocupaban más el dolor y los remordimientos que habrá experimentado Hitler al darse cuenta de lo que hizo, que el dolor infligido y experimentado por sus víctimas.


Me están enseñando ahora a no preocuparme por el dolor ajeno, pero a ocuparme de él hasta donde pueda sin involucrarme emocionalmente de manera negativa. Se pierde gran cantidad de energía intentando succionar tontamente parte del dolor ajeno, llorando a su lado, intentando hacer que no sufra, que no piense, que no se involucre en mas sufrimiento, cuando, quien sabe, a lo mejor este sufrimiento es la clave de su recuperación, como lo fue el mio. No pretendo decir que estamos aquí para sufrir, bien al contrario, lo que quisiera hacer entender es que podemos cambiar un elemento negativo en uno positivo. Si el sufrimiento ha tocado a nuestra puerta, habrá que darle paso y preguntarle a que ha venido, cual es su objetivo, qué es lo que nos puede enseñar. El no querer aprender del sufrimiento, nos hará sufrir más aún a largo plazo. Los miedosos, los depresivos como yo, lo somos porque aún no hemos puesto a prueba nuestra capacidad de superación, de resolución... El error que cometemos es querer un resultado óptimo de inmediato y como no llega, pensamos que no valemos. A lo mejor tenemos aires de grandeza y el límite de nuestra osadía se tendría que haber bajado un poquito. De esta manera habríamos fracasado menos y menguado menos nuestra auto-estima.


Tengo tanto miedo a meter la pata, a hacer daño sin querer, a sufrir, que prefiero privarme de la libertad de actuar, representado por Nueva York y su estatua de la libertad. Mi sentimiento de lástima hacia mi persona y hacia los demás, me tiene prisionera y provoca aquello que quiero evitar: más sufrimiento. Me quejo desde hace años que las cosas no cambian en mi vida. ¿Como van a cambiar si me quedo presa de mis antiguas pautas, en vez de dar un giro de 180 grados e ir hacia la puerta de la valentía, de la paz, de la abundancia, de las renovadas oportunidades y nuevas aventuras que me esperan por descubrir...


Hace años me enamoré platónicamente de un joven médico que me operó, con la mala o buena suerte de que casi me quedo en la operación. Mi primera reacción fue de asombro, no pensaba que algo así me podía haber ocurrido, pero comprendí que había alguna razón en ello, razón que todavía no alcanzaba entender. Pensé en denunciar el error médico, pero no lo hice por dos razones. El hombre había sido muy amable y atento con todas nosotras antes de la operación, no había observado ningún atisbo de sentimiento de superioridad muy común entre los médicos. Luego me puse a pensar: el cuerpo médico tiene mucha valentía al intentar hacer algo por nosotros, todos los días se arriesgan e intentan salvar vidas, tienen una tremenda responsabilidad entre sus manos, pero no son perfectos, son humanos y tienen derecho a equivocarse. Me observé a mi misma y me di cuenta que yo prefería no actuar con tal de no tener que reprocharme mis errores. A lo largo de todos estos años, mientras pensaba en esta persona, mis guías me decían: “¿Qué ves en él que no ves en ti? No hay nada de malo en enamorarse de las cualidades de otra persona, pero es mejor cultivar estas cualidades en uno mismo y enamorarse de nuestro propio yo. Cada vez que enfrento un nuevo reto, recuerdo la valentía de aquel hombre, que siguió adelante, que quizás se equivocó conmigo, pero ¿acaso hubo tal equivocación o realmente yo demandé aquella experiencia para aprender de ella y crecer? A lo sumo podría reprocharle la ausencia de explicación que me prometió, pero incluso puedo entender el miedo que pudo experimentar al tener que reconocer un posible error en el inicio de su carrera. A todos nos ha pasado.


Yo también quiero ser valiente y ya ha llegado el tiempo de cambiar, de girar, dejar atrás lo que me limita para empujar la puerta hacia lo nuevo y desconocido, pero mejor.


Ha llegado el momento de hacer el camino del revés de ROMA hacia AMOR. No estamos aquí para sufrir, sino para aprender de la dualidad y una vez que hayamos aprendido, podemos dar paso al disfrute de su parte positiva.


Os mando a todos un abrazo de OSA CARIÑOSA.


SYLVIE