EIVLYS: Aprendiz a intérprete de sueños

Inicios en el mundo de los sueños y las emociones.

Este blog recoge los inicios de una investigadora de sueños y sincronías... dando algunas posibles interpretaciones de sus propios sueños.

TENGO UN BEBE CON LA CARA DE MI PADRASTRO DIFUNTO/SUEÑOS

Escrito por eivlys 15-02-2011 en General. Comentarios (0)

 

 

TENGO UN BEBE CON LA CARA DE MI PADRASTRO DIFUNTO.

(1)


Sueño del 10/2/2011 .


Estoy en mi empresa, cuyo nombre se pronuncia fonéticamente como él de la “Vida” en inglés, tengo en brazos a mi hijo que nació hace día y medio. Tengo en mente la imagen del recién nacido pero ahora que lo miro, parece más mayor. Se despierta y empieza a moverse, está empeñado en ver algo, mira hacia el cielo y se queda embobado, enmaravillado, mira el resto del mundo a su alrededor y se queda fascinado, pero de lejos lo que más le gusta es el cielo con sus nubes y me lo dice enseñándomelo con el brazo, con el dedo.


Siento las emociones del niño, lo que está experimentando y lo agradecido que está por haber llegado aquí, por ello mira con tanta admiración hacia el cielo. Siento que está completamente consciente de acabar de llegar del otro lado, del mundo de las ideas, y haber conseguido llegar al mundo de las formas, siento que está ilusionado por haber conseguido este cuerpo que ahora tiene para poder experimentar lo que deseó hacer cuando era un alma sin cuerpo, siento su pasión naciente por empezar a vivir en este mundo, en el planeta tierra, y al mirar el cielo, es como si mirara hacia lo divino, hacia el lugar de donde venía, de donde acababa de irse. No me miraba a mí sino que miraba hacia el mundo enamorado, sentía amor y pasión por esta tierra que acababa de pisar y tenía prisa por comunicármelo. Transmitía muy bien su alegría, su sentir y su agradecimiento por estar vivo, por tener esta oportunidad de haber vuelto a encarnar, por ser carne. El verbo se hizo carne. Siento que entró en la caja y salio de la caja para llegar aquí. La caja es el lugar de donde viene pero creo que es como una puerta o un túnel, una ante-cámara antes de llegar aquí. ¡Cuanto agradecimiento había en él por estar aquí, por haber hecho este viaje!


Empieza a hablarme y me lo cuenta. Al principio no me percato de que puede hablar pero después sí y no entiendo como un bebé de menos de dos días, pueda incluso hacer frases!!! Viene hacia mí una mujer joven, la llamo para contárselo. La que no puede hablar, soy yo de la emoción. Tengo prisa por decírselo, y esta prisa, el miedo a que desaparezca lo que nos está ocurriendo, es la que hace que yo pierda la voz. No quiero que me tomen por tonta, además siento mucho orgullo por tener al parecer un niño prodigio. Mi hijo tiene la cara de mi padrastro. (…)


Posible interpretación:


Llevo años embarazada de un varón de manera onírica. Estas navidades pasadas pensaba que lo había parido, pero tan sólo eran los dolores de parto, la dilatación. Dentro de poco cumpliré años y como ya lo dije antes, siempre ocurren cosas alrededor de nuestros cumpleaños o los cumpleaños de nuestros hijos. El tener un niño varón, representa el nacimiento de nuestro lado masculino, nuestra fuerza de voluntad, nuestra creatividad, nuestro arrojo por la vida, nuestro poder de observación, también representa más el exterior que el interior... como muchas veces lo he comunicado en otros artículos debemos aprender a equilibrar nuestro lado masculino y femenino tanto en hombres como en mujeres y yo tenía mal desarrollado mi parte masculina, la había proyectado durante varias reencarnaciones en mis padres, en mis esposos, en mis amantes... Al igual que la Bella Durmiente esperando el beso del príncipe durante 100 años, siempre esperé a que me despertase un hombre, en vez de hacerlo yo misma. De esto trataba mi charla del año pasado: El despertar de la Bella Durmiente o el despertar de la consciencia en las mujeres. Después de mucha observación y años de trabajo, empiezo a despertar y a valerme por mi misma, cojo el toro por los cuernos y hago frente a los retos que se me presentan, soy más creativa, más lanzada y si caigo intento pronto levantarme... cada día que pasa, estoy más en comunicación con esta sabiduría sutil que nos rodea y está llena de amor hacia nosotros, por lo que estoy profundamente agradecida, impresionada y enmaravillada... tengo un profundo respeto por la madre tierra, por los árboles, las plantas, los animales, los mares... por el milagro de la vida misma. Siento mi corazón enchansarse y gozar de muchas cosas que antes quería ignorar por no darle importancia...

Me cuesta mucho pero estoy comprometida conmigo misma para intentar sólo vivir el aquí y el ahora.


¿Por qué tenía la cara de mi padrastro? Porque lo amé muchísimo y porque el representa la sanación de un trauma que tengo: sentirme culpable por llevarme mejor con él que con mi propio padre. Mi padre era alcohólico y pasaba el tiempo que tenía después de trabajar en la barra de un bar. Mi padrastro, que no tenía hijos, se hacía una fiesta para llevarme de un sitio a otro, para enseñarnos cosas, espectáculos, países... sé que este trauma, lo he repetido con mis hijos, inconscientemente no quería que entrase un hombre bueno, una nueva relación a mi vida porque no quería que mis hijos pudiesen amar a un padrastro más que a su padre. Pero esto ha cambiado, mis hijos han crecido y ahora se que lo importante es amar, se puede amar a un padre y a un padrastro a la vez y no hay que tener sentimientos de culpa por ello. Así que me estoy abriendo, estoy lista para dar un paso hacia adelante.


Terminaré por contaros una anécdota. Hace un año alguien soñó que se encontraba en la barra de un bar y apareció mi padrastro. De pronto le dio un síncope y se cayó al suelo (al parecer le dieron dos). Cuando esta persona se acercó a él, tenía la cara llena de mantequilla, le salía la mantequilla por los poros de su cara.


Hace cosa de un mes, soñé con mi padrastro. Él era el encargado de llevar la leche a una pareja que la transformaba en mantequilla, gracias a una turbina, o una cacerola gigantesca que giraba sobre si misma, a modo de ruleta de casino. Usaban toallas de baño para almacenar la grasa obtenida.


Llamé a esta persona para que me recordase los elementos de su sueño y para que se diese cuenta de un detalle: la que había tenido un síncope hacía muy poquito era ella, tuvo que ingresar en urgencias. No podía ser mi padrastro ya que él está muerto. Le dije que tuviese cuidado porque probablemente se trataría de una advertencia, que le podría repetir al ser dos síncopes en el sueño. A los 3 días me llamó para confirmar que se había cumplido lo pronosticado. El sueño no dió solución al problema, pero si confirmó que mi padrastro está con nosotros para ayudarnos. Las personas no nos dejan cuando mueren, sólo dejan este plano. Sé que no es lo mismo, porque no nos pueden tocar, pero da consuelo.


El domingo pasado analicé un sueño de mi hija en el que aparecía una especie de ruleta que giraba, estaba hecho con un montón de bolígrafos. Cuando sacaba un bolígrafo, ella podía repetir una escena de una película (Harry Potter), pero tenía que sacarla varias veces para dar al fin con la escena que más le gustaba. La ruleta del casino es aleatoria. Le hicieron entender que era repetitiva en sus acciones y que se quedaba en el pasado, la ruleta por cierta estaba rodeada de gnomos. Los gnomos son conocidos por ser espíritus burlones. Por la noche llamé a una amiga investigadora – recién estrenada – y me comentó que había soñado con un bolígrafo, rojo y blanco y que se veía firmar con él un contrato de la empresa temporal Adecco. (si recuerdo bien). Dejamos de hablar para ver el programa Redes de Eduard Punset, en el que hablaron del detector de mentiras llamado el bolígrafo. ?????


¿Los espíritus burlones podrían ser los egrégores, de los que hablé ayer en el último artículo que colgué??


Un abrazo.


Sylvie

¿LAS DECISIONES SON INCONSCIENTES? PREGUNTA/REFLEXIÓN

Escrito por eivlys 15-02-2011 en General. Comentarios (0)



¿LAS DECISIONES SON INCONSCIENTES?




Vi ayer por la noche el programa de Eduard Punset: “Redes” que trataba de un estudio que demuestra que hay máquinas que pueden ver, detectar que nuestro cerebro ya ha tomado una decisión que nosotros conscientemente tardaremos todavía de 5 a 10 segundos más en tomar.


Se planteaba la pregunta: “¿Donde está entonces nuestro libre albedrío?”.


¿Alguien maneja los hilos de nuestra voluntad? ¿Para qué sirve la existencia, si no somos libres?


Volvemos al despertar de la conciencia, la necesidad imprescindible de no dejarnos llevar o manipular por los demás, por la publicidad, por los gobiernos... recordé de pronto una explicación de Carlos Espinosa, nuestro profesor de metafísica, que nos dio hace dos o tres semanas sobre los egrégores.


La primera ley metafísica es la ley del Mentalismo: todo es mente, la mente es creativa. Para crear algo, primero hay que pensarlo. Cuando pensamos, generamos una energía invisible que se engrosa al encontrarse con otro pensamiento afín. Si tenemos pensamientos de amor y paz, generamos equilibrio y armonía a nuestro alrededor o al otro lado del mundo, pero si son pensamientos de odio que se juntan con otros de ira y así sucesivamente, creamos masas de energías negativas que provocan desequilibrios, guerras, catástrofes ambientales... que nos son devueltas como lo haría un boomerang.


Cuando necesitamos tomar una decisión, si somos personas poco lanzadas, miedosas, dudosas, podríamos estar expuestas a la influencias de estas masas de energía moviéndose a nuestro alrededor. Si son buenas energías, puede que salgamos beneficiados pero si son malas, será todo lo contrario. ¿No será acaso esto, lo que la máquina es capaz de detectar, que no tenemos poder propio de decisión, porque estamos siendo influenciados por estas masas de energías que nos rodean antes de saberlo y por lo tanto maneja nuestro poder decisivo?


El programa hablaba de futuras máquinas capaces de leernos el pensamiento, detectar las mentiras... Mis hijos y yo estábamos escuchando atentamente hablar de estos avances científicos y tecnológicos cuando de pronto mi hija pensó y afirmó: “mamá, pero la máquina está intentando hacer lo que tu ya haces. Se refería a un análisis de un sueño que habíamos hecho por la mañana, gracias al cual se había dado cuenta perfectamente que sabía lo que hacía otra persona y lo que pensaba en este momento. Recuerdo su reacción por la mañana horrorizada pensando que si ella había podido descubrir lo que una persona pensaba, otra persona también podía hacer lo mismo y por lo tanto no quedaba atisbo de privacidad. Le dije que era cierto y que por ello, debía sólo utilizar la información recibida con el propósito de amar, ayudar, apoyar y no juzgar jamás. Al mismo tiempo debemos aprender a no tener miedo de lo que piensen los demás de nosotros, a aceptarnos tales como somos. Con el tiempo no nos avergonzaremos de ningún pensamiento y por lo tanto no nos molestará ser transparentes.


Al terminar el análisis del sueño de mi hija, estuve analizando el sueño de un amigo. Cada día me quedo más maravillada no sólo con la capacidad que tienen los sueños para comunicarse con nosotros con el único propósito de ayudarnos, sino como al mismo tiempo los elementos físicos a través de objetos, imágenes, circunstancias nos reflejan la misma realidad, el mismo mensaje, la misma intención justo delante de nuestras narices. Mi amigo me llamó por teléfono - él y mi hija que se conocen pero no se ven, llevan dos semanas teniendo sueños parecidos y viendo la realidad del otro – si no fuese yo intermediaria, ellos no se habrían dado cuenta de esta capacidad que tienen. Conforme iba paseándose y relatándome el sueño, se paraba en la playa describiéndome escenas que veía, como un castillo de arena... todos los elementos descriptivos del castillo me ayudaban a descifrar su sueño y explicar la interpretación que yo le daba con su ayuda, su sentir, sus reflexiones... por la noche hablé con una tercera persona que tampoco tiene contacto ni con mi hija y ni con mi amigo, y ella añadió otro elemento más, un mismo elemento en varios sueños de distintas personas. Cada vez que observo este fenómeno, me doy cuenta de la gran RED inconsciente que nos une a todos, que une todas nuestras mentes personales. Estamos todos interconectados. TODOS SOMOS UNO.


Sylvie

LA PUERTA BLANCA (4)/SUEÑOS/SALUD/INVESTIGACIÓN

Escrito por eivlys 05-02-2011 en General. Comentarios (0)


MI CUERPO ES UNA PUERTA ENTRE LAS DOS DIMENSIONES A TRAVÉS DE LA CUAL TRANSCURRE MI VIDA.

 

LA PUERTA BLANCA (4)

 

 

Esta semana he enfermado: una ligera ciática en la pierna izquierda que terminó en un ligero lumbago a niveles de los riñones. He tenido más miedo que dolor, miedo a tener dolor, ya que me han dicho que tanto la ciátiaca como el lumbago son muy dolorosos. Enseguida me puse a la obra, llamé a unas cuantas amigas que practican la energía y me ayudaron, imponiendo las manos, haciéndome masajes... también me puse a leer, a buscar información en mis libros de consulta sobre enfermedades y emociones, sobre flores de bach... a sentir mi cuerpo y mis emociones.


Por el mapa corporal de las flores de Bach, a nivel de pierna izquierda el dolor podría ser sanado por las flores: “Heliantemo” que trata los miedos y “Violeta de agua” que trata el aislamiento por sentimiento de superioridad. En cuanto a la zona lumbar, la zona de los riñones correspondería a la flor “Avena silvestre” que necesita ser administrada cuando uno no tiene del todo definido su meta en la vida, su dahrma o sabe definirlos, los intuye pero no se atreve a llevarlos a cabo.


No paro de soñar que tengo un nuevo trabajo, pero llego tarde, antes de anoche empezaba a trabajar en un hospital, me estaban esperando los médicos y otra vez llegaba tarde por hablar de futilidades con una amiga, llamada Lourdes (En la ciudad de Lourdes, ocurren sanaciones espontáneas)... es como si no me lo creyese y por lo tanto no me empeño en conseguirlo. Hace años que intento trabajar de intérprete en un hospital sin resultados. Trabajé en el Hospital Clínico Universitario de Málaga y para Cudeca como intérprete voluntaria durante algún tiempo, pero tuve que volver a la vida laboral cuando mis hijos crecieron. Llevo 10 años trabajando de secretaria comercial a media jornada para una empresa privada y aunque no me puedo quejar, no es el trabajo que desea mi alma para ser feliz. Mandé mi currículum vitae a varios sitios, el último al nuevo hospital que crearon al lado de mi casa: Quirón. Hace años recibí pistas sobre el centauro Quirón gracias a una investigación conjunta con mi amigo Fran, que me inició en la mitología griega y los arquetipos. Supe que Quirón era el médico del cuerpo mientras su maestro Apolo, el médico del alma. Y ésto es justamente lo que pretendo hacer, el tipo de trabajo que quisiera desarrollar en un hospital: ser terapeuta o consejera transpersonal. En el pasado mes de diciembre – metida en mi investigación con el Dorado y la lotería - una vocesita me dijo que debía estar atenta a una de las revistas que iba a encontrar en la peluquería. Y así hice, 10 minutos antes de irme, no pude coger el último “Hola” que había, entonces vi una revista “Mía” nº 1,260 del 27/10/2010 y empecé a hojearla. Sorprendentemente había un artículo sobre el Hospital Quirón de Madrid que ha abierto hace poco una Unidad de Medicina Complementaria, con terapias como la homeopatía, la acupuntura, el yoga, psicología... he vuelto a mandar mi C.V., quizás a la tercera la vencida, o quizás vayan los tiros por otro lado???


Es cierto: tengo miedo, soy orgullosa y a menudo me siento por encima de los demás. Quisiera ser terapeuta pero algo, quizás el miedo a no estar a la altura, el miedo a desarrollar más ego de la cuenta, sean los factores que me retienen a la hora de realizar mis sueños, mi pasión. El segundo chakra donde se encuentran los riñones, es el centro del placer por la vida, la pasión por el vivir... y yo me freno.


En mis meditaciones me salen mucho la ARENA. Mi ser interno me ha hecho entender que debo aprender a vivir únicamente el aquí y el ahora, a sentir cada momento, cada acción, cada cosa, cada ser con intensidad... no me sirve de nada correr, ir hacia fuera o intentar forzar las cosas para sentirme viva. Si vivo el momento presente, si consigo hacerlo con pasión y con verdadero amor, podré estar en conexión, en unión con el Todo, con la TOTALIDAD. La primera vez que tuve una sensación de unión o conexión, fue tumbada en la arena de la playa delante de mi casa. Sentí como mi cuerpo se amoldaba con cada grano de arena de la superficie de la tierra. Sentí mi cuerpo a la perfección en contacto con mi molde exterior, el que me devolvía la arena. Sentí que había un Yo y otro Yo, mi revés, mi molde, el exterior que era la totalidad, el Universo fuera de mí pero pegado a mí. Lo que me separaba del resto del Universo, era mi propia piel, mi piel era la frontera entre mi yo interno y mi yo externo, la culpable del sentir de mi separación o del supuesto abandono por parte de Dios. Volví a sentirlo más adelante en varias meditaciones estando sepultada por las arenas del desierto, la arena es más densa que el aire, con el que siempre estamos en contacto, por lo tanto era más fácil entender mi conexión con el exterior a través del ejercicio de la sepultura por las partículas de tierra, que por las del agua del mar o por la caricia de una brisa... volviendo a meditar para mi ciátiaca y mi lumbago, me vi cayendo una vez más en compañía del polvo arenoso dentro del embudo de un reloj de arena y comprendí la insistencia de mi Ser Interno para indicarme el camino del vivir el momento presente, el aquí y el ahora, el sentir, el vivir cada segundo de mi vida con intensidad, saborear los momentos, sean los que sean, positivos o negativos. El reloj que le entrega el Mago de Oz al hombre de hojalata para que viva este momento presente sintiéndolo profundamente en su interior, no aislándose de la vida, del mundo poniendo una coraza a su sentir por ideás equivocadas.


En el vivir el único momento presente que tenemos, no hay espacio para preocuparnos por un pasado que ya no existe o un futuro incierto, solo nos ocupamos de lo que tenemos entre manos, solucionamos nuestros problemas, nos relajamos, no nos exigimos y entonces no enfermamos, porque estamos en equilibrio con el SER y si llegásemos a desequilibrarnos, con tan sólo volver a escuchar y sentir la sabiduría de nuestro cuerpo, volveremos y tenderemos al equilibrio.


Leyendo pasajes del libro “La Enfermedad como Camino”, caí en una reflexión muy interesante, que os dejo:


La polaridad es como una puerta que en un lado tiene escrita la palabra ENTRADA y, en el otro, SALIDA, pero siempre es la misma puerta y, según el lado por el que nos acerquemos a ella, vemos uno u otro de sus aspectos. A causa de este imperativo de dividir lo unitario en aspectos que luego hemos de contemplar sucesivamente se crea el concepto de TIEMPO, porque de la contemplación con una conciencia bipolar la simultaneidad del Ser se convierte en sucesión. Si detrás de la polaridad está la unidad, detrás del tiempo se halla la eternidad. Entendemos eternidad en el sentido metafísico de intemporalidad.


Si somos capaces de vivir tan sólo el aquí y el ahora, tendremos acceso a la eternidad y a la unidad: el camino de regreso a casa que todos ansiamos encontrar. Y tenemos el mapa en nuestro interior, sólo hace falta practicar, adiestrarnos en vivir el único momento que existe: EL AHORA. Ninguna riqueza, ninguna belleza exterior, ninguna pareja será capaz, jamás, de satisfacernos, como lo hace el Padre, El Todo, el Uno, el Único.


Y recordé uno de los primeros mensajes que recibí al despertarme y apunté hace años:


MI CUERPO ES UNA PUERTA ENTRE LAS DOS DIMENSIONES A TRAVÉS DE LA CUAL TRANSCURRE MI VIDA.


De esta puerta trataban mis sueños durante años, la puerta en Nueva York, la puerta en aquel castillo donde me sentía prisionera, la Puerta Blanca, la puerta de luz, la puerta de Ali baba y los 40 ladrones con su Tesoro: Sésamo, ábrete, ábrete. La puerta del Morya, de San Pedro.


Cada día acepto más mis circunstancias, la dualidad, la polaridad y aprendo de ellas, porque sé que son grandes maestras de sabiduría para avanzar hacia la puerta, hacia el Padre. Antes forzaba, refunfuñaba, miraba de lado... para no mirar de frente por miedo a sufrir, pero en esta acción residía justamente mi sufrimiento.


Ahora por absurdo que pueda parecer, empiezo a amar a mis enfermedades, son maravillosas porque son mis maestras para llegar a la salud, al equilibrio. Durante todos estos últimos años de investigación con sueños, emociones y símbolos he intentado permanecer sana, emocionalmente equilibrada, pero en vano y cada vez que tenía un achaque más, o no conseguía volver a la salud, me castigaba mentalmente, despreciando mi falta de capacidad, de perfección: me odiaba a mi misma, me consideraba una fracasada. Pero hace poco pensé: no nacemos sabios, nacemos sin saber y debemos aprender, por lo tanto el único medio de aprender a estar sano es aprendiendo a recuperar la salud después de haber estado enfermo. Toda mi vida la había pasado queriendo empezar la casa por el tejado, queriendo mantener una salud y un cuerpo sano, perfecto, sin tener idea de nada, sin escuchar mi cuerpo, maltratándole. ¡Qué necedad! Detrás de cada enfermedad, hay un pensamiento y una emoción negativa, si descubrimos cuales son, podremos iniciar el camino del revés, de ROMA hacia AMOR, de la enfermedad hacia la salud, del caos hacia el equilibrio y la armonía.


El problema no es el reto, no es la dificultad, no es la enfermedad, sino la manera como los vemos, como los enfrentamos, como los vivimos y la poca confianza que tenemos en nuestro poder interno, capaz de solucionarlos.


Mientras estemos en el mundo de la dualidad, aceptemos esta dualidad, ya que gracias a ella conoceremos la UNIDAD.


Un fuerte abrazo.


Sylvie