EIVLYS: Aprendiz a intérprete de sueños

salud

MENOS REMIDIOS ALOPÁTICOS Y MÁS REMEDIOS ALTERNATIVOS/SALUD

Escrito por eivlys 22-04-2011 en General. Comentarios (0)

 

MENOS REMEDIOS ALOPÁTICOS Y MÁS REMEDIOS ALTERNATIVOS


Hoy día son cada vez más las personas que deciden dejar los remedios curativos basados en la erradicación del síntoma gracias a la química, denominados remedios alopáticos por otros remedios alternativos, que pueden ir desde la homeopatía, al reiki, al yoga o a la práctica diaria de la meditación para calmar la ansiedad (ver los beneficios en la salud encontrados durante las investigaciones llevadas a cabo con meditadores por el psicólogo Peter Malinowski, escritor y profesor en Psicología Cognitiva y Neurociencia en la Universidad de Liverpool), pasando por la musicoterapia, la acupuntura, la psicología emocional e incluso transpersonal o espiritual.


En occidente, donde nuestros hábitos están más volcados hacia la ciencia, hacia lo mental, pretendemos vivir más tiempo en mejores condiciones y por ello estamos dispuestos a tragar las pastillas que hagan falta para reducir el colesterol, pasar por el bisturí y quitarnos la vesícula, órgano supuestamente necesario ya que nacemos con él, sin pensar que nosotros hemos dañado el órgano o desequilibrado nuestro sistema endocrino con nuestra ansiedad y porque nuestros hábitos alimenticios son pésimos. En los países industrializados tenemos hambre emocional más que hambre física o corporal. ¿Por qué hacemos esto? Porque somos lamentablemente perezosos y nos gusta recibirlo todo “picaíto”, sin hacer el mínimo esfuerzo. Así alimentamos los bolsillos de las empresas farmaceúticas y luego nos quejamos.


En otras latitudes, en países donde la espiritualidad está más reconocida y la gente vive más en armonía con la naturaleza, se preguntan de donde viene la enfermedad. No buscan tapar la razón o la causa real de nuestra enfermedad, que sería como abrir la ventana hacia la propia sombra. Reflexionan y se cuestionan con humildad: ¿Qué factor podría haberla provocado? : un mal hábito corporal, una mala higiene, un no respeto hacia la naturaleza humana o medioambiental...? No miran tanto hacia la imagen externa que podríamos proyectar: aparente mejor aspecto físico, que supone una cara y un cuerpo más bonitos dando una mera ilusión de vida eterna; sino hacia el bienestar interno, el bienestar del alma que sí da óptimos resultados en cuanto a salud.


Hemos de cambiar nuestra manera de ser y por lo tanto de pensar. Tenemos que volver a educarnos, escuchar sabiduría antigua, tener más raciocino, evitar los excesos y las obsesiones, ser más sanos mentalmente. Por ejemplo, si gastásemos algo más de dinero en educar a la población en cuanto a sexualidad sana, con protección adecuada, enseñando a las personas a amarse a sí mismas en vez de vender pronto su cuerpo para disfrutar de un poco de placer pasajero y la sensación de haber sido amado, cuando en realidad, quizás incluso a penas hayamos sido deseados, porque a lo sumo solo hemos participado de un desahogo instintivo de nuestra pareja de turno, probablemente habría menos enfermedades venéreas, menos papilomas y menos embarazos no deseados. ¡Seamos realistas, remediar esto, nos cuesta una millonada!


Algunos hospitales empiezan a abrirse más a estas nuevas teorías, a la medicina alternativa, como es el ejemplo del hospital Quirón de Madrid, que abrió el pasado 1 de octubre la Unidad de Medicina Complementaria, el Consorcio Sanitario del Maresme en Barcelona, o la Unidad de Medicina Integrativa del Memorial Sloan-Kattering, de Nueva York, entre otros.


Hay ya mucha literatura sobre el origen emocional de la enfermedad, por ejemplo los varios libros del famoso médico y escritor alemán Rüdiger Dahlke: “La enfermedad como camino”, “El mensaje curativo del Alma”... ; sobre la ayuda emocional gracias a las flores del Doctor Bach, en cuanto a este tema recomiendo los libros escritos por el también Dr. Alemán Götz Blome: “La curación por las Flores de Bach”, “El nuevo manual de las flores de Bach...” Yo misma he puesto en práctica el método de la escucha de mis emociones para recuperar la sanación de mi tiroides gracias a la lectura del libro de M.S.W.Eleanor “El lenguaje físico de la enfermedad” (Ed. Obelisco). Para terminar aconsejo a todos los interesados buscar información sobre el trabajo del Dr. Dirk Hammer y el Dr. Vicent Guillem: este último más accesible para nosotros es Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Valencia. Trabaja actualmente en el Servicio de Hematología y Oncología del Hospital Universitario de Valencia como investigador en la determinación genética del cáncer. En su tiempo libre se dedica a la práctica del reiki con fines terapéuticos, de forma gratuita y totalmente desinteresada. Se desplaza por el territorio nacional a petición para dar conferencias sobre el origen emocional de la enfermedad. Podeís descargar de manera gratuita su libro "Las Leyes Espirituales" o conseguirlo por el módico precio de 2 euros en algunos establecimientos.


Sylvie/eivlys

LA PUERTA BLANCA (4)/SUEÑOS/SALUD/INVESTIGACIÓN

Escrito por eivlys 05-02-2011 en General. Comentarios (0)


MI CUERPO ES UNA PUERTA ENTRE LAS DOS DIMENSIONES A TRAVÉS DE LA CUAL TRANSCURRE MI VIDA.

 

LA PUERTA BLANCA (4)

 

 

Esta semana he enfermado: una ligera ciática en la pierna izquierda que terminó en un ligero lumbago a niveles de los riñones. He tenido más miedo que dolor, miedo a tener dolor, ya que me han dicho que tanto la ciátiaca como el lumbago son muy dolorosos. Enseguida me puse a la obra, llamé a unas cuantas amigas que practican la energía y me ayudaron, imponiendo las manos, haciéndome masajes... también me puse a leer, a buscar información en mis libros de consulta sobre enfermedades y emociones, sobre flores de bach... a sentir mi cuerpo y mis emociones.


Por el mapa corporal de las flores de Bach, a nivel de pierna izquierda el dolor podría ser sanado por las flores: “Heliantemo” que trata los miedos y “Violeta de agua” que trata el aislamiento por sentimiento de superioridad. En cuanto a la zona lumbar, la zona de los riñones correspondería a la flor “Avena silvestre” que necesita ser administrada cuando uno no tiene del todo definido su meta en la vida, su dahrma o sabe definirlos, los intuye pero no se atreve a llevarlos a cabo.


No paro de soñar que tengo un nuevo trabajo, pero llego tarde, antes de anoche empezaba a trabajar en un hospital, me estaban esperando los médicos y otra vez llegaba tarde por hablar de futilidades con una amiga, llamada Lourdes (En la ciudad de Lourdes, ocurren sanaciones espontáneas)... es como si no me lo creyese y por lo tanto no me empeño en conseguirlo. Hace años que intento trabajar de intérprete en un hospital sin resultados. Trabajé en el Hospital Clínico Universitario de Málaga y para Cudeca como intérprete voluntaria durante algún tiempo, pero tuve que volver a la vida laboral cuando mis hijos crecieron. Llevo 10 años trabajando de secretaria comercial a media jornada para una empresa privada y aunque no me puedo quejar, no es el trabajo que desea mi alma para ser feliz. Mandé mi currículum vitae a varios sitios, el último al nuevo hospital que crearon al lado de mi casa: Quirón. Hace años recibí pistas sobre el centauro Quirón gracias a una investigación conjunta con mi amigo Fran, que me inició en la mitología griega y los arquetipos. Supe que Quirón era el médico del cuerpo mientras su maestro Apolo, el médico del alma. Y ésto es justamente lo que pretendo hacer, el tipo de trabajo que quisiera desarrollar en un hospital: ser terapeuta o consejera transpersonal. En el pasado mes de diciembre – metida en mi investigación con el Dorado y la lotería - una vocesita me dijo que debía estar atenta a una de las revistas que iba a encontrar en la peluquería. Y así hice, 10 minutos antes de irme, no pude coger el último “Hola” que había, entonces vi una revista “Mía” nº 1,260 del 27/10/2010 y empecé a hojearla. Sorprendentemente había un artículo sobre el Hospital Quirón de Madrid que ha abierto hace poco una Unidad de Medicina Complementaria, con terapias como la homeopatía, la acupuntura, el yoga, psicología... he vuelto a mandar mi C.V., quizás a la tercera la vencida, o quizás vayan los tiros por otro lado???


Es cierto: tengo miedo, soy orgullosa y a menudo me siento por encima de los demás. Quisiera ser terapeuta pero algo, quizás el miedo a no estar a la altura, el miedo a desarrollar más ego de la cuenta, sean los factores que me retienen a la hora de realizar mis sueños, mi pasión. El segundo chakra donde se encuentran los riñones, es el centro del placer por la vida, la pasión por el vivir... y yo me freno.


En mis meditaciones me salen mucho la ARENA. Mi ser interno me ha hecho entender que debo aprender a vivir únicamente el aquí y el ahora, a sentir cada momento, cada acción, cada cosa, cada ser con intensidad... no me sirve de nada correr, ir hacia fuera o intentar forzar las cosas para sentirme viva. Si vivo el momento presente, si consigo hacerlo con pasión y con verdadero amor, podré estar en conexión, en unión con el Todo, con la TOTALIDAD. La primera vez que tuve una sensación de unión o conexión, fue tumbada en la arena de la playa delante de mi casa. Sentí como mi cuerpo se amoldaba con cada grano de arena de la superficie de la tierra. Sentí mi cuerpo a la perfección en contacto con mi molde exterior, el que me devolvía la arena. Sentí que había un Yo y otro Yo, mi revés, mi molde, el exterior que era la totalidad, el Universo fuera de mí pero pegado a mí. Lo que me separaba del resto del Universo, era mi propia piel, mi piel era la frontera entre mi yo interno y mi yo externo, la culpable del sentir de mi separación o del supuesto abandono por parte de Dios. Volví a sentirlo más adelante en varias meditaciones estando sepultada por las arenas del desierto, la arena es más densa que el aire, con el que siempre estamos en contacto, por lo tanto era más fácil entender mi conexión con el exterior a través del ejercicio de la sepultura por las partículas de tierra, que por las del agua del mar o por la caricia de una brisa... volviendo a meditar para mi ciátiaca y mi lumbago, me vi cayendo una vez más en compañía del polvo arenoso dentro del embudo de un reloj de arena y comprendí la insistencia de mi Ser Interno para indicarme el camino del vivir el momento presente, el aquí y el ahora, el sentir, el vivir cada segundo de mi vida con intensidad, saborear los momentos, sean los que sean, positivos o negativos. El reloj que le entrega el Mago de Oz al hombre de hojalata para que viva este momento presente sintiéndolo profundamente en su interior, no aislándose de la vida, del mundo poniendo una coraza a su sentir por ideás equivocadas.


En el vivir el único momento presente que tenemos, no hay espacio para preocuparnos por un pasado que ya no existe o un futuro incierto, solo nos ocupamos de lo que tenemos entre manos, solucionamos nuestros problemas, nos relajamos, no nos exigimos y entonces no enfermamos, porque estamos en equilibrio con el SER y si llegásemos a desequilibrarnos, con tan sólo volver a escuchar y sentir la sabiduría de nuestro cuerpo, volveremos y tenderemos al equilibrio.


Leyendo pasajes del libro “La Enfermedad como Camino”, caí en una reflexión muy interesante, que os dejo:


La polaridad es como una puerta que en un lado tiene escrita la palabra ENTRADA y, en el otro, SALIDA, pero siempre es la misma puerta y, según el lado por el que nos acerquemos a ella, vemos uno u otro de sus aspectos. A causa de este imperativo de dividir lo unitario en aspectos que luego hemos de contemplar sucesivamente se crea el concepto de TIEMPO, porque de la contemplación con una conciencia bipolar la simultaneidad del Ser se convierte en sucesión. Si detrás de la polaridad está la unidad, detrás del tiempo se halla la eternidad. Entendemos eternidad en el sentido metafísico de intemporalidad.


Si somos capaces de vivir tan sólo el aquí y el ahora, tendremos acceso a la eternidad y a la unidad: el camino de regreso a casa que todos ansiamos encontrar. Y tenemos el mapa en nuestro interior, sólo hace falta practicar, adiestrarnos en vivir el único momento que existe: EL AHORA. Ninguna riqueza, ninguna belleza exterior, ninguna pareja será capaz, jamás, de satisfacernos, como lo hace el Padre, El Todo, el Uno, el Único.


Y recordé uno de los primeros mensajes que recibí al despertarme y apunté hace años:


MI CUERPO ES UNA PUERTA ENTRE LAS DOS DIMENSIONES A TRAVÉS DE LA CUAL TRANSCURRE MI VIDA.


De esta puerta trataban mis sueños durante años, la puerta en Nueva York, la puerta en aquel castillo donde me sentía prisionera, la Puerta Blanca, la puerta de luz, la puerta de Ali baba y los 40 ladrones con su Tesoro: Sésamo, ábrete, ábrete. La puerta del Morya, de San Pedro.


Cada día acepto más mis circunstancias, la dualidad, la polaridad y aprendo de ellas, porque sé que son grandes maestras de sabiduría para avanzar hacia la puerta, hacia el Padre. Antes forzaba, refunfuñaba, miraba de lado... para no mirar de frente por miedo a sufrir, pero en esta acción residía justamente mi sufrimiento.


Ahora por absurdo que pueda parecer, empiezo a amar a mis enfermedades, son maravillosas porque son mis maestras para llegar a la salud, al equilibrio. Durante todos estos últimos años de investigación con sueños, emociones y símbolos he intentado permanecer sana, emocionalmente equilibrada, pero en vano y cada vez que tenía un achaque más, o no conseguía volver a la salud, me castigaba mentalmente, despreciando mi falta de capacidad, de perfección: me odiaba a mi misma, me consideraba una fracasada. Pero hace poco pensé: no nacemos sabios, nacemos sin saber y debemos aprender, por lo tanto el único medio de aprender a estar sano es aprendiendo a recuperar la salud después de haber estado enfermo. Toda mi vida la había pasado queriendo empezar la casa por el tejado, queriendo mantener una salud y un cuerpo sano, perfecto, sin tener idea de nada, sin escuchar mi cuerpo, maltratándole. ¡Qué necedad! Detrás de cada enfermedad, hay un pensamiento y una emoción negativa, si descubrimos cuales son, podremos iniciar el camino del revés, de ROMA hacia AMOR, de la enfermedad hacia la salud, del caos hacia el equilibrio y la armonía.


El problema no es el reto, no es la dificultad, no es la enfermedad, sino la manera como los vemos, como los enfrentamos, como los vivimos y la poca confianza que tenemos en nuestro poder interno, capaz de solucionarlos.


Mientras estemos en el mundo de la dualidad, aceptemos esta dualidad, ya que gracias a ella conoceremos la UNIDAD.


Un fuerte abrazo.


Sylvie

ÉRASE UNA VEZ UN DEDO

Escrito por eivlys 19-11-2009 en General. Comentarios (0)

Buscando información sobre la digestión y mis problemas estomacales, me encontré con el libro del Dr. Deepak Chopra “La Digestión Perfecta”, en el cual habla al principio de la mecánica cuántica de la digestión.

 

Recogeré algunas anotaciones de las primeras páginas:

 

“El principio de la nueva/antigua perspectiva derivada de la Ayurveda, es que el cuerpo humano no es una “escultura congelada”, sólida, particularizada, estática y fragmentada, que existe aislada del resto de la naturaleza. Desde este punto de vista, el cuerpo humano es un campo dinámico de energía. Participa constantemente de un intercambio con el campo mayor de energía que lo rodea, en el que está comprendido el resto del Universo. Lo más notable de todo es que, como resultado de este intercambio constante, tu cuerpo se está renovando y reemplazando en cada momento de tu vida. (…) Toda la renovación y la recreación están muy cuidadosamente controladas. (…) ¿Dónde se origina ese cuidadoso control? En una palabra, se origina en la inteligencia. (…) Nuestra fisiología en sí tiene una inteligencia inherente, y las muchas funciones fisiológicas que guían el reemplazo de células, moléculas y hasta de átomos, depende de la inteligencia inherente que habita el cuerpo humano. (…) La inteligencia interior del cuerpo es el genio último y supremo que refleja la inteligencia del universo como un todo. (…) Obviamente no hay un órgano que sea responsable por sí solo; cada parte del cuerpo es capaz de reconocer cuándo está dañado y puede iniciar la curación. (…) Aunque se han escrito incontables artículos sobre el proceso de coagulación de la sangre, por ejemplo, sigue siendo verdad que no hay intervención médica capaz de reproducir la acción curativa que se produce en un diminuto corte hecho en el dedo. (…) El Ayurveda define la curación como el proceso de devolver el cuerpo a sus funciones naturales. Esto se logra animando la inteligencia inherente a cada célula del cuerpo. (…) El médico sabio crea condiciones que faciliten la restauración de la salud, pero siempre reconoce que, más allá de los poderes del facultativo, es algo distinto lo que realiza el trabajo de curación en sí. (…) En Occidente acostumbramos a asociar la inteligencia con el cerebro, no con el estómago o los intestinos. Pero el Ayurveda reconoce la inteligencia que existe en cada órgano, en cada célula del cuerpo. (…) Todas las funciones de tu cuerpo tienen puntos de equilibrio inherentes, establecidos por la inteligencia natural, (…) sólo cuando este equilibrio se altera por algún motivo, comienzan a presentarse los síntomas. (..) Tu tarea no es tanto derrotar o suprimir los síntomas como restaurar el equilibrio al organismo, con lo cual los síntomas desaparecerán por sí solos. (..) El cuerpo forma parte del campo unificado mayor, y nuestro ser se extiende más allá de los confines de este saco de piel y huesos, hasta los últimos rincones del cosmos. Nuestros pensamientos, imaginaciones, sentimientos, deseos y energías son tan “nosotros” como las uñas, los lunares y el tracto digestivo.

 

 

Después de leer esto, recordé algo que escribí en la revista Eivlys nº 8, de marzo de 2001.

 

 

ÉRASE UNA VEZ UN DEDO…

 

He leído por allí que todos somos uno y que el Uno que se supone es Dios, somos nosotros, que cuando miro a una persona, estoy viendo el mismo rostro de Dios: que soy yo misma, que es imprescindible que vele por el interés de mi vecino, ya que mi vecino soy yo misma y que si él sufre, yo también sufro; que si le robo, me robo a mi misma. Entiendo entonces que a partir del momento que yo comparto esta filosofía, ya no puedo seguir mintiendo, envidiando, robando, traicionando, matando, cerrando los ojos frente al sufrimiento de un tercero, porque sé que en realidad me haré daño a mi misma. He leído por allí que nuestro destino es tender hacia la Unidad preservando y respetando las diferencias.

 

¿Pero cómo puedo ver en el rostro de la persona que tengo enfrente mi propio rostro?

 

Ayer mismo una amiga me estaba comentando una conversación que tuvo con un compañero de trabajo: hablaban de la trinidad. Ana decía que había “más que la trinidad” ya que todos somos elementos de Dios, todos somos partículas de Dios, igual que Jesús es el hijo de Dios, es el padre y el espíritu al mismo tiempo, todos los elementos del Universo y concretamente los seres humanos comos hijos de Dios, y a la vez padre/madre (Dios mismo) y espíritu. Pero cómo puedo yo entender que también soy el padre – el hijo no es tan difícil - ¡pero el padre mismo, Dios mismo!

 

Primero he tenido que superar mi miedo a la blasfemia, que me inculcaron durante mucho tiempo. Después tuve que aceptar que Dios sólo es amor y si es amor, me ama simplemente y tengo derecho a lo mejor y desde luego a exigir en su corazón un sitio al lado de su supuesto hijo predilecto que es Jesús. Jesús era Jesús, el príncipe en el corazón de Dios y pensar que yo podía estar a su lado en el corazón de Dios me supuso echar abajo otro miedo a la blasfemia. Pero ¡Si es Jesús mismo quien dijo a través de lo que contaron su apóstoles que todos éramos hijos del Eterno! Entonces considerarme tan digna como “el rey de este mundo”, no era blasfemia ninguna.

 

¿Ahora bien, cómo puedo entender que también soy Dios? Ana lo resumió muy bien: el océano está compuesto por millones de gotas de agua, todas las gotas de mar reunidas hacen el océano. Mi hija con escasos 8 años que tenía, lo comparó con un puzzle, cada pieza del puzzle somos nosotros: un trocito de Dios, el puzzle entero es el Dios Completo.

 

Yo sé por experiencia que si voy contando por allí que mi vecino soy yo misma, la gente pensará que me falta un “tornillo”, que vivo sin los pies en la tierra. ¿Pero cómo puedo llegar a explicar que haciendo daño a un vecino, me hago daño a mi misma; que amando al prójimo, me amo a mi misma; que ayudando a un tercero, siempre me ayudo a mi misma; que deseando los mejores beneficios a mis competidores, es darme a mi misma los mejores beneficios; que pensar en hacer florecer el negocio de mi jefe, es saber que hago florecer mis propios asuntos y viceversa? Todos por miedo a subsistir, queremos tener más y más, y no dejamos nunca de ser egoístas. Si supiéramos con total certeza que el otro somos nosotros mismos, daríamos todo lo que tendríamos y seríamos ricos a no poder más. ¿Pero cómo explico yo esto de que, todos somos uno, el Uno es nosotros, tú eres yo y yo soy tú?

 

Esta explicación, me la dio el otro día mi dedo al que pillé filosofando con la pareja de mis pies.

 

DEDO:  - Uf, aïe, ¡Qué dolor!

PIES:   - ¿Qué te pasa, dedo, porqué te estás quejando tanto?

DEDO:  - Estoy molesto con la mente, que no hace más que pensar en sí misma. Le gusta complacerse en sus propios pensamientos. Alá, dale que te pega una y otra vez: “Que el ambiente en el trabajo era de lo más pésimo, qué el jefe estaba enojado porque le estaban haciendo la puñeta por allí; que sí los niños no obedecen, no comen, no se quieren acostar cuando ella ya está reventada; que si al marido no le gusta la cena; que ha decidido volver a trabajar para costear la revista, pero que ahora ya apenas tiene tiempo para meditar, leer, pasear o simplemente perezar en la cama o escuchar música…

PIES:   - Es cierto, díselo a nosotros. Nunca se relaja. Llega del trabajo corriendo para preparar la comida, para recoger a los niños del colegio, llevarlos a las actividades, ir a la compra, la plancha… y cuando se acuerda todavía está con los zapatos puestos y nosotros nos hemos hinchado. Y no te digo cuánto pesa el conjunto, porque cuando la mente tiene ansiedad y no se quiere, empieza a atiborrarse de pasteles y galletas y claro ¡se está poniendo como una foca, no la mente por supuesto, el conjunto! ¿Y quién tiene la culpa? Evidentemente ella. ¿Pero quién paga el pato? Nosotros los pies y también a veces el pobre diablo del estómago. ¿Pero bueno, a ti que te ha pasado?

DEDO:  - Pues bien, el otro día, la jefa había decidido tomarse las cosas con más tranquilidad y ocuparse un poco de su hijo. Quería solamente disfrutar del momento, sacar a su niña interior y jugar a los coches con el pequeñín. O sea intentaba ser toda una madraza. Casi lo estaba consiguiendo cuando tuvo que construir las carreteras. Tenía que montar unos trozos con otros, no encajaban, empezó a impacientarse y zas, ala una pieza se montó encima de la otra y me rozó el pellejo hasta brotarme sangre. Habéis visto, pierde el control por nada y jamás piensa en el daño que nos puede causar. Ella también lo lamenta, es cierto, pero más lo padezco yo. Ni siquiera tomó el tiempo de ocuparse de mi herida y transcurridos unos días, se me infectó. Es que siendo yo el complemento de la mano, mucho uso le doy al conjunto, que si friego, que si cojo, que si pelo, que si acaricio, que si regaño… sin mí no sería ella nada la pretenciosa, la engreída. Los cerebros y las mentes que creen pertenecerles, se sobrevaloran, piensan que la inteligencia está en su centro, cuando la inteligencia está en el conjunto. Sólo son unos pocos científicos los que hoy, ya se atreven a desvelar tal verdad. ¡La culpa la tienen la mente y su amigo el ego, los dos hacen buena pareja! Os lo digo yo, que los estoy viendo más cerca que vosotros, los pies. Días tras días los observo y sufro en silencio igual que vosotros. No se han dado cuenta de que todos pensamos y somos inteligentes. (…) la verdad es que creo que hay una luz de esperanza, porque el otro día vi la mente, decirles a los ojos que echaran un vistazo a la infección, mandó la orden a mis compañeros, los demás dedos para arrancar la costra, limpiar la herida y me echó a continuación mercromina. Ya me había hartado de tanto sufrimiento, estaban dándome unas punzadas, estaba al rojo vivo y decidimos todos al unísono con la ayuda de los nervios y del cerebro darle un toque a la mente para que al fin nos prestase más atención. Incluso se despertó durante la noche por la tabarra que le dimos. Al fin, decidió escucharnos y no solamente nos atendió sino que nos prestó atención. Ella, la mente, no hizo nada sino observarnos. Vio como una vez limpiada la zona, empezamos todos a colaborar y a regenerar el patio haciendo supurar un líquido transparente para cubrir el hueco que la infección había dejado. De pronto se dio cuenta que no había hecho nada por mí, el dedo; por la piel; por la sangre y el resto de mis compañeros, porque nosotros sabíamos lo que teníamos que hacer. Por primera vez en su vida, la mente se dio cuenta de nuestra sabiduría y nos rindió homenaje. No dijo nada, pero todos lo sentimos, sentimos su agradecimiento al conjunto de las células que todos nosotros somos y que ella también es: el YO SOY”.

 

En verdad, creo que es una excelente comparación, el Universo es nuestro cuerpo al completo, las células somos nosotros. Mi dedo es mi vecina, mi pie izquierdo mi compañero de trabajo, mi pie derecho mi suegro y – Yo, Sylvie, quién soy? Sino también el todo reunificado-. Para mi buen funcionamiento, me es imprescindible la colaboración de cada una de mis partes, cada uno de mis propios elementos.

 

En definitiva lo que nos impide ver el conjunto, es nuestro concepto erróneo de que estamos separados, desconectados de la totalidad.

 

Sylvie

EL HIPERTIROIDISMO

Escrito por eivlys 20-10-2009 en General. Comentarios (2)

HIPERTIROIDISMO:

 

La glándula del tiroides está situada en el 5º chakra: el chakra de la expresión y de la creatividad. Una persona que está teniendo problemas a nivel de este chakra, debería preguntarse si en su vida no tendría tendencia a callar demasiado o a hablar en demasía, lo que desequilibraría uno o varios  órganos relacionados con la zona de la garganta. Como he aprendido recientemente gracias a Felix Irrigoyen que practica la medicina china, parece ser que el hipertiroidismo vendría de un hígado fuerte que lanza destellos hacia fuera y se encuentra con un estómago débil. Este estómago dejaría pasar estos destellos hasta el tiroides u otros órganos…

 

Un hígado fuerte podría representar ira contenida contra uno mismo. Hay gente que expresa su ira hacia fuera, la descarga negativamente contra cosas o contra ciertos individuos, otras personas más inteligentes intentan solucionar el conflicto hablando y buscando soluciones adecuados para sí mismas y para el entorno, y otras por miedo, por culpa o por otros motivos, prefieren callarse y se corroen por dentro. De las tres soluciones, ésta última es la peor para la salud.

 

Cada uno de nosotros nace con dones, algunos son matemáticos estupendos, otros cosen de maravilla… y otros pocos son oradores natos. ¿Qué pasa si una persona nace con el don de la palabra pero por razones desconocidas, no se atreve a hablar, a expresarse? Bloquearía este 5º chakra preparado especialmente para la comunicación con el resto del mundo y enfermaría. Cuando tenemos una dolencia, debemos retirarnos a meditar y hablar con el órgano enfermo, preguntarle qué es lo que realmente quiere transmitirnos. Dejemos a nuestros órganos la oportunidad de hablarnos, como si fuesen entidades sabias, que se mueren de ganas por colaborar con nuestra alma. Recuerdo todavía una de mis primeras meditaciones, cuando vi como unas olas llegaban a mis pies, de pronto sentí que eran olas de lava y al mismo tiempo sentía náuseas, ganas de vomitar algo, aunque tenía el estómago vacío. Sentí que mi propio cuerpo era como un volcán pronto a entrar en erupción. Necesitaba imperiosamente echar algo que venía de mis entrañas pero no entendía su significado. Más tarde interpreté y sigo pensando lo mismo, que podría ser como una subida de Kundalini, aunque al parecer no elijo el camino más adecuado, ya que tanto mi 4º como mi 5º chakras están bloqueados. Podemos elegir el camino de la enfermedad o el de la comprensión para evolucionar, ascender, liberarnos…

 

El 5º  chakra como ya lo he comentado más arriba es también el centro de la creatividad, del hacer. Si nuestra vida está bloqueada, aburrida, no tiene sentido, estamos amargados porque no encontramos nuestro lugar en la sociedad… no encajamos, nuestro tiroides también podría enfermarse y así de camino avisarnos de que algo en nosotros no anda bien. Hay gente que no hacen nada de sus vidas, pero viven muy felices, en este caso no arriesgarán enfermarse. El detonante de una dolencia es una inquietud interna no escuchada, no atendida.

 

En el mapa corporal de las flores de Bach, la zona de la garganta donde se encuentra el tiroides, es una de las zonas de la “Violeta de agua”. Esta esencia floral está especialmente requerida en el caso de que una persona prefiera aislarse del mundo, no comunicándose con los demás, por excesivo sentimiento de superioridad sobre sus congéneres. Una persona Violeta de Agua equilibrada, es una persona que por su naturaleza necesita estar tranquila y pasar largos momentos a solas consigo misma, con su propia alma, pero cuando se requiere su ayuda, es capaz de salir gustosamente de su cueva para prestar servicios a otras personas, comunicarse con el mundo exterior.

 

Si acudimos al Libro de Rüdiger Dahlke “El mensaje curativo del Alma”, veremos que la simbología de la enfermedad revela en el caso del Hipertiroidismo que los pacientes tienen miedo y al mismo tiempo un apetito insaciable por la vida.

 

“… El corazón late más de prisa, la tensión sanguínea y la temperatura corporal aumentan y se producen sudores y nerviosismo. El desasosiego motor se traduce en inquietud, temblores y agitación, mientras que el insomnio roba al cuerpo un descanso que necesita con urgencia. Los ojos tiemblan de inquietud, están muy abiertos e incluso pueden ser protuberantes. Los pacientes llevan escrito en la acara el espanto, como un estrangulado cuyos ojos totalmente abiertos por el horror parece que quieren salirse de sus órbitas. Estos ojos no sólo están abiertos por el miedo, sino más despiertos de lo normal; en estado de máxima alarma esperan una lucha a vida o muerte para la cual el resto del cuerpo también se prepara. (…) En historias clínicas de personas es más habitual que el espanto se proyecte hacia el futuro, con la carga emocional que esto implica durante un tiempo prolongado. (…)  Además de en la expresión facial, el miedo se refleja en el deseo irrefrenable de defecar que tanto atormenta a los enfermos. En lugar de vivir su miedo de manera consciente lo hacen a través de sus intestinos. En cuanto a los sudores están producidos tanto por el miedo como por un esfuerzo excesivo y la tensión. (…) Los ojos totalmente abiertos también pueden reflejar ansias de combatir o, incluso, curiosidad. Sintiéndose amenazados y sin concederse ni un minuto de pausa, los pacientes parecen estar preparándose para hacer grandes cosas que exigen todas sus fuerzas. Todo apunta a un ataque, como si estuviera a punto de producirse una lucha encarnizada. Sin embargo, ni ellos mismos lo saben, al contrario, observan sus síntomas desde una gran distancia interior y suelen vacilar mucho tiempo antes de acudir al médico. No es habitual que soliciten la baja por enfermedad, sino que aguantan el mayor tiempo posible. Su espíritu combativo está sumido en la sombra y ellos no son en absoluto conscientes. Por el contrario, su cuerpo demuestra con toda sinceridad, a través de los nódulos y el abultamiento del cuello, qué importantes son para el enfermo la expansión y el desarrollo así como los esfuerzos que está dispuesto a hacer para conseguirlo. No sólo quieren seguir sino incluso avanzar. Su insaciable apetito demuestra un apetito igualmente insaciable por la vida. Nunca tienen suficiente y frecuentemente su ambición termina por consumirlos a ellos mismos. Esta forma de avaricia está en un primer plano. En ocasiones la inquietud se traduce en auténticas vibraciones o palpitaciones del bocio. Está situación tiene algo de consuntiva, el metabolismo basal es tan elevado que los pacientes pierden mucho peso, lo cual no hace sino reforzar aún más esta impresión; se consumen por su ambición y voluntad de hacer cosas.  (…) Los pacientes están tan despiertos que apenas pueden pegar ojo; durante el día los párpados tiemblan y durante la noche procuran no dormir. Teniendo en cuenta que el sueño es el hermano pequeño de la muerte, el hecho de evitarlo no hace sino cerrar el círculo en torno al miedo a la muerte. Algunas historias clínicas permiten concebir sospechas de que los pacientes tienen miedo de llegar al final de sus vidas sin haber vivido. Llama la atención que el hipertiroidismo afecta cinco veces más a las mujeres que a los hombres. Una posible razón puede ser que cuentan con muchas menos posibilidades para crecer y abrirse camino en la sociedad, por lo que existe mayor probabilidad de que sean relegadas. (…)

 

¿Miedo a qué? A la propia muerte, o al no ser nada, o trauma por lo que pasó en experiencias pasadas y necesidad de luchar para ser más fuerte y estar preparado para futuras batallas… En mi caso, como lo podréis leer en otros artículos, como en la investigación ROSA/CONEJO, se debe a una muerte prematura en otra vida a manos de un asesino. Aquella experiencia y luego otras menos traumáticas, me empujan a “HACER”, a destacar, a prepararme, a expandirme… No temo a la muerte, ya que tengo muchos contactos con el otro lado del velo, pero sigo temiendo no ser nada, de allí mi apetito insaciable por la vida, por llenar mi vida de experiencias que se traduce en impaciencia y angustia por hacer más y más cosas… Pero desgraciadamente, fuerzo tanto que a la vuelta de la esquina, termino agotada sin poder hacer nada, con cansancio, dolor de cabeza, debilidad…

 

Solución: Un buen psicoanálisis, escuchar su cuerpo, sinceridad para aceptar los errores, fuerza de voluntad para cambiar actitudes erróneas, dejar hablar el alma, meditando, interiorizando… pero yo diría que sobre todo conectar con nuestro ser interno, con nuestra parte divina porque si hay tantos miedos en nuestras vidas - algo comprensible en el mundo de la materia en el que vivimos, volcado nada más que en destacar, robar, guerrear, aplastar a los demás… - jamás podremos superarlos si seguimos pensando que estamos separados, abandonados de Dios. ¿Cómo puedo yo, una persona hipersensible, con ganas de amar, de ofrecer ternura, paz, alegría… defenderme en un mundo que practica todo lo contrario, donde no se valora para nada las cualidades del amor, de la justicia, de la tolerancia, de la ayuda a terceros…? Para mí la parte espiritual es fundamental para cualquier sanación. El hecho de saber que soy eternamente querida, entender ahora por fin que me apoyan para que encuentren el camino de la felicidad y el bienestar, es imprescindible para poder superar mis miedos. Si no tuviese el respaldo de mis guías, de mis ángeles, de maestros… estaría completamente hundida en el terror.

 

Hace más de 20 años enfermé de hipertiroidismo y hace unos 18/19 años me operaron y quitaron parte del tiroides para dejarme hipotiroidea, con la gran suerte de no estar ni hiper ni hipotiroidea. En marzo/abril del 2009 había vuelto a enfermar (mi glándula había recuperado su tamaño normal) pero esta vez no quise medicación y vi una oportunidad de poder curarme con las emociones. Rechazé el tratamiento que me ofreció mi endocrinóloga y escuché mi cuerpo, aminoré las marcha, medité, reflexioné, opté por la acupuntura y la fitoterapia como tratamiento de choque (3 meses) y sobre todo decidí ser creativa con este blog, hablar y comunicar mis investigaciones, dar charlas, volver a trabajar los sueños de otras personas...

 

El 7 de octubre de 2009 me fui a la endocrinóloga Dra. Mancha del ambulatorio Barbarela en Málaga y me enteré que la analítica era normal.

 

En el informe pone: “No llegó a iniciar el antitiroideo. Eutiroidismo actual: TSH 1.38, T4L 0,77, T3L 2.7. Supervisión por su médico; enviar si lo precisa. Hipertiroidismo 1º autoinmune recidivado resuelto".

 

Me aconsejó acudir a mi médico de cabecera en caso de volver a tener síntomas o hacer un análisis una vez al año.

 

Hoy 27 de enero de 2011 sigo estupendamente, sin ningún problema de tiroídes, después de varios análisis.

 

Sylvie

 

LA MANO DE FÁTIMA/SIMBOLOGÍA/SALUD

Escrito por eivlys 07-10-2009 en General. Comentarios (5)

LA MANO DE FÁTIMA

 

Esta mañana me llegó a última hora a la oficina un cliente francés que hace negocio en Marruecos. Estaba un poco apurada porque hoy precisamente no me podía quedar más tiempo, ya que tenía cita con mi endocrinóloga. Apuntando el pedido, me agacho y me dice mi cliente: ¡Tiene Usted colgado del cuello la Mano de Fátima! ¿Sabe que tiene un gran poder de protección?

 

http://eivlys.blogspot.es/img/manofatima.jpg 

 

Le contesté que sí y que por ello precisamente me la había colgado al cuello hacía 4 años. Y me dispuse a contar lo que me pasó. Por los sueños sabía que andaban por allí queriéndome cortar el cuello simbólicamente. En aquel entonces estaba pasando una mala racha e intentaba sobreponerme. Una amiga se iba a hacer un curso a Fátima (Portugal) con las enseñanzas de San Germain. Ya iban 4 en un coche y no me pareció correcto añadirme. Por otro lado si yo iba a Portugal tenía ganas de hacer de turista, por lo que propuse a la tía de mis hijos y mi amiga Angie acompañarme. Antes de irnos planeamos una tarde el viaje y de pronto en la cafetería del parque ella vio (es vidente) como su abuela María y bisabuela de mis hijos me ponía la mano en mi cuello a la altura de la cicatriz de mi tiroides para protegerme. Recordé la mano de Fátima en oro que me regaló mi ex-marido hace años y como íbamos a Fátima, pensé que era un signo y que era aconsejable ponérmela. Desde entonces la tengo puesta. Cinco minutos más tarde olió el sudor frío del brazo de una mujer mayor. A mí me había pasado por dos veces en los días anteriores.

 

 

http://eivlys.blogspot.es/img/virgenfatima.jpg 

 

Fueron 6 días preciosos, pasamos por Tavira, estuvimos en Fátima, en Nazaré, en Coimbra, en Batalla... Aquel viaje me sirvió sobre todo para superar mi miedo a conducir, nunca había salido de Málaga conduciendo sola mi coche. Estaba temblando, pero salí airosa de la aventura, con fuerzas renovadas. También sentí por primera vez una gran conexión con la virgen María. Jamás me había pasado.

 

En el camino hacia el ambulatorio “Barbarela” para la consulta de la Doctora Mancha, me crucé con un camión en cuyo lado estaba puesto en grande “FÁTIMA”. ¡Hmm qué raro, pensé! Tuve que esperar media hora para entrar pero tuve la suerte de volver a ver un amigo que hacía al menos 15 años que no había vuelto a ver y charlamos un rato. Cuando me tocó pasar a la consulta, La Doctora me sonrió y me dijo: “Enhorabuena, lo ha conseguido. La analítica es normal”. En el informe pone: “No llegó a iniciar el antitiroideo. Eutiroidismo actual: TSH 1.38, T4L 0,77, T3L 2.7. Supervisión por su médico; enviar si lo precisa. Hipertiroidismo 1º autoinmune recidivado resuelto. Me aconsejó acudir a mi médico de cabecera en caso de volver a tener síntomas o hacer un análisis una vez al año. Yo sé que se trata de una gran victoria sobre mis emociones, como he conseguido entender porqué enfermé y luego pude cambiar mis tendencias mentales y emocionales para restablecer el equilibrio. No obstante sé que se trata de una victoria sobre una batalla y que puedo recaer si no tengo cuidado. Hoy mismo si me hiciesen un análisis, no estoy tan segura de tener tan óptimos resultados, porque he aprendido a escuchar mi cuerpo, mi estado emocional y tanto en las alegrías como en las angustias, tengo facilidad para perder los estribos, como ha ocurrido éstas dos últimas semanas. Así que deberé cuidarme para no entramparme otra vez.

 

Al llegar a casa había un mensaje en el contestador, era Angie. Cuando hablamos me relató el sueño que tuvo esta mañana:

 

Había soñado con su abuela (la de la mano). La veía en la casa que ella poseía antaño en Benajarafe. No se lo podía creer, se acercó, la abrazó y comunicaron con la mente. Al abrazarla, sintió su cuerpo, su carne, se quedó en su regazo…  Se preguntaba como podía haber vuelto, como podía haber tenido otra vez un cuerpo. Sentía perfectamente sus carnes, insistía muchísimo en las carnes. En un momento dado le dijo a su nieta, me voy a acostar porque estoy muy cansada, lo que Angie entendió perfectamente, ya que el proceso de volver a tener cuerpo o carne tenía que ser muy agotador. Fue entonces cuando ella divisó su cuerpo y más precisamente sus brazos transformándose en color azul cielo transparente con ligeras nubes. Al despertar se había emocionado tanto que tenías los ojos llenos de lagrimones.

 

Os diré que Angie fue la que me enseñó a canalizar y mi primera canalización fue: “Un Manto Azul”. Cuando se lo comenté a mi amiga, me tradujo el simbolismo: “Protección del cielo”. Ella fue también la que vio como una espada cortaba las lianas que me tenían prisioneras. Todo esto pasó al menos hace más de 10 años.

 

No sé aún con toda certeza hacia donde van todas estas pistas, aunque tengo más información en cuanto a ellas, pero os recordaré (2ª investigación Rosa – Roma – Conejo) que vi como la intérprete del Chamán Roy Little Sun se transformaba en “Pitufa”, y tenía al parecer que ver con la tribu de los hombres azules. El arcángel Miguel es del rayo azul, el rayo de la protección y representa la fortaleza, junto con la fuerza de voluntad. Sé también que toda esta información tiene que ver con el libro “La Dama Azul” de Javier Sierra, así como la Virgen de las Rosas de San Damiano y el padre Pío. (¿Asunto de Bilocación???)

 

Sylvie